La campaña “Un paciente, una historia de peso” ha facilitado una terapia individualizada de apoyo a algunos pacientes con obesidad.  En concreto, aquellos que han visto interrumpido su programa de tratamiento médico o quirúrgico durante la pandemia. No obstante, la misma ha provocado, entre otras consecuencias, que se amplíen las listas de espera y se acumulen retrasos. Esta situación resulta especialmente crítica para los pacientes con gran obesidad (grados II, III y IV), que son un colectivo de alto riesgo.

Sobre esta campaña aportaba más información, Diego Bellido, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol. El objetivo de la misma era proporcionar a estos pacientes un soporte de terapia individualizada por parte del profesional cualificado de la SEEDO. Asimismo, la aportación, tanto del soporte material como técnico, por parte de la empresa PronoKal.

La situación de los pacientes que han seguido este programa ha variado tan significativamente que, en algunos casos, se ha descartado incluso la intervención de cirugía bariátrica. Comentaba las claves del éxito Lluís Masmiquel, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Son Llàtzer, que destacaba el papel del médico. “Es un elemento esencial para la valoración clínica, prescripción y seguimiento, que garantiza la seguridad y el éxito del proceso”. Pero, además, destacan los beneficios que aportan “la educación constante y el coaching para los pacientes, ya que cumplen un importante valor añadido”. Por todo ello, este experto aconseja que “todas las personas con obesidad mórbida o premórbida valoren la posibilidad de seguir el Método PronoKal con un profesional experto”.

Claves de la terapia individualizada en obesidad

En esta iniciativa se ha empleado un tratamiento de pérdida de peso específico basado en la dieta cetogénica muy baja en grasas y en calorías (Very-Low-Calorie Ketogenic Diet), personalizado y supervisado por profesionales. Se trata del denominado Método PronoKal, que cuenta con un importante aval científico y con más de 17 años de experiencia.

Los beneficios los explicaba Ignacio Sajoux, responsable científico de PronoKal Group. “Las dietas cetogénicas bajas en grasa y normoproteicas permiten no solo una rápida pérdida de peso manteniendo la masa muscular, sino que también ejercen un efecto positivo sobre la inflamación y la resolución de las comorbilidades vinculadas con la obesidad”. Actualmente se cuenta con una sólida evidencia que pone de manifiesto que “el Método PronoKal eleva la presencia de mioquinas y también genera cambios epigenéticos positivos. Estos entre otros efectos, ayudan a quemar más grasas y a no recuperar el peso perdido. Incluso, se ha confirmado que también contribuye a mejorar el pronóstico de pacientes COVID con obesidad.