La tercera dosis para mayores de 65 años ya está aprobada. En concreto, la Comisión de Salud Pública ha acordado administrar esta dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 de Pfizer o Moderna a los mayores de 70 años a partir del 25 de octubre. Es decir, siempre que hayan pasado seis meses desde la última inoculación. A este grupo le seguirá los mayores de 65 años.

En cuanto a la administración de esta tercera dosis para mayores, se ha acordado que se realice en conjunto con la vacuna de la gripe. Así lo han reclamado varias comunidades autónomas como Andalucía o Castilla-La Mancha. A este respecto, existen informes internos que avalan que se podría hacer siempre que se inoculen “en lugares anatómicos distintos”.

Tercera dosis en mayores

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) se ha pronunciado este martes sobre esta tercera dosis en mayores. En concreto, ha señalado que se puede administrar  porque es “segura y eficaz”, aunque ha dejado la decisión sobre su administración a cada país. Ayer, la EMA concluyó que  también pueden administrarse a personas con sistemas inmunitarios gravemente debilitados de 12 años o más, al menos 28 días después de la última vacuna.

La tercera dosis en mayores  de 65 años amplía el grupo de población con esta indicación. Desde el pasado 16 de septiembre está aprobada la dosis adicional de la vacuna en:  personas con trasplante de órgano sólido, los receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos y las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20, así como aquellas con ciertos tratamientos inmunosupresores, de muy alto riesgo, y las residentes en centros de mayores.