La transmisión de patógenos respiratorios entre los huéspedes se ha puesto de relieve durante la pandemia provocada por la COVID-19.

Tradicionalmente se pensaba que los patógenos respiratorios se propagaban entre las personas a través de las gotas grandes producidas por la tos y por el contacto con superficies contaminadas.

Sin embargo, se sabe que varios patógenos respiratorios se propagan a través de pequeños aerosoles respiratorios. Estos pueden flotar y viajar en corrientes de aire, infectando a las personas que los inhalan a distancias cortas y largas.

Los autores de un reciente estudio publicado en la revista Science sugieren que la vía aérea puede ser la forma dominante de transmisión de varios patógenos respiratorios, incluido el SARS-CoV-2. Los autores aseguran que una mayor comprensión de los mecanismos subyacentes informará mejor las medidas de mitigación.

Cómo se transmite el coronavirus

Las gotitas respiratorias y los aerosoles pueden generarse mediante diversas actividades espiratorias, incluidas las producidas durante la respiración, el habla y la tos.

Los aerosoles producidos por una persona infectada pueden contener virus infecciosos. El transporte de estos aerosoles se ve afectado por las propiedades fisicoquímicas de los mismos aerosoles. También por factores ambientales (temperatura, humedad relativa, radiación ultravioleta, flujo de aire y ventilación).

Una vez inhalados, los aerosoles cargados de virus pueden depositarse en diferentes partes del tracto respiratorio. Los más grandes tienden a depositarse en las vías respiratorias superiores. Sin embargo, los aerosoles más pequeños pueden penetrar en la región alveolar de los pulmones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han reconocido oficialmente la inhalación de aerosoles cargados de virus como un modo de transmisión principal en la propagación de COVID-19, tanto a corto como a largo plazo en 2021.

Los autores del estudio subrayan que dado todo lo que hemos aprendido sobre la infección por SARS-CoV-2 es necesario reevaluar la vía de transmisión de aerosoles para todas las enfermedades infecciosas respiratorias.

Recuerdan también que se deben implementar medidas de precaución adicionales para mitigar la transmisión de aerosoles, con especial atención a la ventilación, los flujos de aire, la filtración de aire, la desinfección por rayos UV y el ajuste de la mascarilla. Estas intervenciones son herramientas fundamentales para poner fin a la pandemia actual y prevenir futuros brotes.