La compañía AstraZeneca ha anunciado la aprobación por parte de la Comisión Europea de tezepelumab, comercializado con el nombre de Tezspire. Se trata de un tratamiento adicional de mantenimiento en pacientes de 12 años o más con asma grave que no están controlados adecuadamente con altas dosis de corticoides inhalados más otro medicamento controlador de la enfermedad.

La aprobación se basa en los resultados del ensayo de fase III NAVIGATOR, que obtuvo la recomendación del Comité de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Europea del Medicamento en julio de 2021. El fármaco ha demostrado superioridad en todos los criterios de valoración principales y secundarios clave en asma grave en comparación con placebo cuando se añadió al tratamiento estándar.

Javier Domínguez Ortega, del Servicio de Alergia y del Instituto de Investigación Hospital Universitario La Paz (IdiPAZ), ha explicado que “los pacientes con asma grave pueden ver complicada su evolución por la influencia de otras enfermedades. Tezepelumab actúa sobre agentes implicados en la fase inicial de la respuesta inflamatoria, por lo que puede abarcar un mayor campo de acción. Así, permite reducir la influencia de la activación de distintas vías de inflamación con un único fármaco”.

Por su parte, Ana Pérez, directora médica y responsable de Asuntos Regulatorios de AstraZeneca España, ha recordado que “el asma grave sigue teniendo un impacto limitante sobre sus pacientes. Muchas personas afectadas experimentan exacerbaciones frecuentes, un mayor riesgo de hospitalización y, en consecuencia, un empeoramiento de su calidad de vida. Tezepelumab supone un gran avance en el abordaje del asma grave con independencia de su fenotipo o biomarcadores clave”.

Tezepelumab reduce las exacerbaciones

Respecto a los beneficios de tezepelumab, Gregorio Soto Campos, director de la UGC de Neumología y Alergia del Hospital de Jerez, ha destacado “la reducción de exacerbaciones”. La tasa anual de exacerbaciones es significativamente menor que con placebo.

Además, el anticuerpo monoclonal ha demostrado su eficacia independientemente de los niveles iniciales de biomarcadores inflamatorios. Esta característica permite seleccionar el fármaco “en un gran abanico de pacientes con asma grave no controlada”.