La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha asegurado este jueves que la Unión Europea está “dispuesta a discutir” la idea de levantar de manera temporal la protección que ofrecen las patentes sobre las vacunas desarrolladas contra el coronavirus, una iniciativa a la que los Veintisiete se han resistido hasta ahora pero que el miércoles respaldó Washington.

“Estamos dispuestos a discutir cómo la propuesta para una suspensión temporal de la protección de la propiedad intelectual de las vacunas contra al COVID-19 podría ayudar a lograr ese objetivo”, ha añadido.

Este gesto supone un cambio en la dinámica europea que hasta ahora se ha resistido a abrir la reflexión sobre la liberalización de las patentes de los sueros contra el virus porque, según Bruselas, no sería una respuesta efectiva.

“Los problemas de acceso a vacunas no se resolverán suspendiendo las patentes. Están relacionados con una insuficiente capacidad de producción para fabricar las cantidades necesarias”, dijo recientemente un portavoz del Ejecutivo comunitario al ser preguntado por el asunto.

Los líderes abordarán el asunto en oporto

Existe un “amplio consenso” entre los líderes sobre la conveniencia de debatir sobre las patentes en el marco de la situación de la pandemia en el plano internacional, aunque las fuentes recalcan que la UE enfoca su estrategia hacia otras opciones como impulsar la producción y exportaciones de vacunas a los países más vulnerables o sin recursos.

La UE está “dispuesta a comprometerse y apoya plenamente” a la directora gerente de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, “para trabajar” sobre la protección de las patentes y desde el bloque aseguran que los Veintisiete siempre han estado abiertos al debate y que es Estados Unidos quien ha movido su posición.

Bruselas había valorado hasta ahora que la OMC apuntara una “tercera vía” para “ampliar el acceso y facilitar la transferencia de tecnología dentro del marco de las normas multilaterales”.