Los pasados 4 y 5 de noviembre se celebró la Asamblea General de otoño de la Unión Europea de Médicos Generales/de Familia (UEMO) en Liubliana, Eslovenia. En el mismo, la UEMO mostró su apoyo a los profesionales de Atención Primaria en España en una resolución en la que reclama a las diferentes Comunidades Autónomas que no se contrate a profesionales sin especialidad. En concreto, para realizar trabajos de médico de familia.

La UEMO denunció una vez más esta situación que se produce en distintas CC. AA.  de España. Una situación que también ocurre en Portugal y Rumania y que se puede extender a otros países y especialidades ante la falta de médicos.

Esta organización, a la que pertenece el Consejo General de Médicos (CGCOM), tiene entre sus objetivos fundamentales incluir como especialidad la Medicina General/Familia en el anexo de la directiva europea 2005/36/EC. Actualmente hay 20 países que la reconocen. El último ha sido Austria, cuyo ministerio de salud y estados federales acordaron en el pasado septiembre establecer la especialidad en Medicina General y de Familia.

Profesionales sin especialidad

El problema de los profesionales sin especialidad deriva en realidad de problemas mucho más de fondo de los sistemas sanitarios europeos. Tal y como se puso de manifiesto en esta asamblea hay tres cuestiones urgentes y comunes en toda Europa: la sobrecarga de trabajo, la carencia actual de médicos de MG/MF y la elevada edad de estos. Todos ellos necesitan un abordaje supranacional.

Por último, coincidiendo con la asamblea se han celebrado elecciones para ejercer la presidencia los próximos cuatro años. Ha sido elegida la candidatura presentada por Portugal. Como vicepresidentes han resultados elegidos Branka Lazić de Serbia y Peter Holden del Reino Unido.