Un nuevo estudio ha demostrado que la vacuna contra el herpes zóster puede prevenir que algunos adultos mayores sufran un accidente cerebrovascular. Esta infección viral causada por el virus de la varicela, está relacionada con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

La gran mayoría de las personas de 40 años o más son portadoras del virus latente de la varicela, también conocido como el virus de la varicela-zóster. El herpes zóster es una reactivación del virus de la varicela y suele aparecer después de los 50 años.

“Una de cada tres personas que han tenido varicela desarrollan herpes zóster en su vida. La vacuna ayuda a prevenir el herpes y reduce el riesgo de padecerlo en un 51 por ciento. Pero su efecto disminuye con el aumento de la edad, alrededor del 64 por ciento en personas de 60 a 69 años, alrededor del 41 por ciento en personas de 70 a 79 años y alrededor del 18 por ciento en personas de 80 años o más”, explica la autora principal del estudio, Quanhe Yang, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Para ayudar a determinar si la vacuna contra el herpes zóster reduce el riesgo de derrame cerebral, Yang y su equipo revisaron los registros de salud de Medicare de más de un millón de beneficiarios de 66 años o más que no tenían antecedentes de accidente cerebrovascular y que fueron vacunados con la vacuna entre 2008 y 2014. Después, les realizaron seguimiento durante un promedio de casi cuatro años. Ese grupo fue comparado con el mismo número de beneficiarios que no recibieron la vacuna contra el herpes zóster en ese periodo.

Los investigadores encontraron que recibir la vacuna contra el herpes zóster redujo el riesgo de ictus en aproximadamente un 16 por ciento, el de ictus isquémico en aproximadamente un 18 por ciento y redujo el riesgo de ictus hemorrágico en aproximadamente un 12 por ciento. La protección de la vacuna fue más fuerte entre las personas de 66 a 79 años de edad, y entre los menores de 80 años, la vacuna disminuyó la probabilidad de accidente cerebrovascular en casi un 20 por ciento y en los mayores de 80 años un 10 por ciento.

“La razón del aumento del riesgo de accidente cerebrovascular después de una infección de herpes puede deberse a la inflamación causada por el virus. Los resultados de nuestro estudio podrían alentar a las personas de 50 años o más a seguir la recomendación y vacunarse contra el herpes. Se está reduciendo el riesgo de herpes, y al mismo tiempo se puede reducir el riesgo de accidentes cerebrovascularesl”, apunta Yang.