Las mujeres vacunadas contra el VPH tienen un riesgo significativamente menor de desarrollar cáncer de cuello uterino y el efecto positivo es más pronunciado para las mujeres vacunadas a una edad temprana, según un gran estudio realizado por investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, publicado en el ‘New England Journal of Medicine’.

“Esta es la primera vez que, en población, podemos demostrar que la vacunación contra el VPH protege no solo contra los cambios celulares que pueden ser precursores del cáncer de cuello uterino, sino también contra el cáncer de cuello uterino invasivo”, destaca Jiayao Lei, investigador del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska y el autor correspondiente del estudio.

“Es algo que sospechábamos durante mucho tiempo, pero que ahora podemos demostrar en un gran estudio nacional que vincula la vacunación contra el VPH y el desarrollo del cáncer de cuello uterino a nivel individual”, añade.

El VPH (virus del papiloma humano) es un grupo de virus que comúnmente causa verrugas genitales y diferentes tipos de cáncer, incluido el cáncer de cuello uterino, una enfermedad que en todo el mundo mata a más de 250.000 mujeres al año. Más de 100 países han implementado programas nacionales de vacunación contra el VPH, y Suecia a partir de agosto de 2020 también incluye a los niños en este programa.

Estudios anteriores han demostrado que la vacuna protege contra la infección por VPH, las verrugas genitales y las lesiones precancerosas del cuello uterino que podrían convertirse en cáncer de cuello uterino. Sin embargo, faltan grandes estudios poblacionales que, a nivel individual, hayan estudiado el vínculo entre la vacuna contra el VPH y el llamado cáncer de cuello uterino invasivo, que es la forma más grave de la enfermedad.

Vacunación contra el VPH

En este estudio, los investigadores durante un período de 11 años siguieron a casi 1,7 millones de mujeres entre las edades de 10 y 30 años. De esas mujeres, más de 500,000 fueron vacunadas contra el VPH, la mayoría antes de los 17 años. Se diagnosticó a 19 mujeres vacunadas con cáncer de cuello uterino en comparación con 538 mujeres no vacunadas, lo que corresponde a 47 y 94 mujeres por cada 100.000, respectivamente.

El análisis de los investigadores muestra que la vacunación contra el VPH se relacionó con un riesgo significativamente reducido de cáncer de cuello uterino y que las niñas vacunadas antes de los 17 años redujeron su riesgo de cáncer de cuello uterino en un 88 por ciento. Las mujeres vacunadas entre los 17 y los 30 años redujeron a la mitad su riesgo de cáncer de cuello uterino en comparación con las mujeres no vacunadas, según el estudio.

Las niñas vacunadas a una edad temprana parecen estar más protegidas, probablemente porque es menos probable que hayan estado expuestas a la infección por VPH y dado que la vacuna no tiene ningún efecto terapéutico contra una infección preexistente”, destaca el coautor del estudio Pär Sparén, profesor del mismo departamento.

“En conclusión, nuestro estudio muestra que la vacunación contra el VPH puede reducir significativamente el riesgo de cáncer de cuello uterino, especialmente si se completa a una edad temprana –apunta Pär Sparén–. Nuestros datos respaldan firmemente la vacunación continua contra el VPH de niños y adolescentes a través de los programas nacionales de vacunación”.