La vacuna de la gripe ha reducido un 20 % los casos leves de esta enfermedad; un 11 %, las hospitalizaciones; un 40 %, las admisiones en la UCI, y un 38 % los fallecimientos. Son datos de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS), publicados en su reunión anual celebrada en la Real Academia Nacional de Medicina. Ramón Cisterna, presidente de la AMYS, ha rechazado la imagen de que la gripe sea “una infección banal, leve y sin trascendencia”, sino que debe considerarse “una infección que puede llegar a ser una enfermedad grave”.

Los expertos en Microbiología han revisado y actualizado en Madrid los criterios para que esta infección sea reconocida “de forma rápida, fiable y certera” por parte del médico y el resto de los profesionales sanitarios. Entre otros temas, han analizado las tendencias actuales de mejora en la efectividad y dependencia de la vacunación anual, así como sus perspectivas de futuro. Uno de los asuntos abordados ha sido la investigación relacionada con la vacuna universal y las posibilidades de aumentar la efectividad en relación con el mayor número de tipos de virus gripales, espaciando el tiempo entre vacunas.

El presidente de la AMYS ha recordado que “los virus de la gripe representan una compleja y heterogénea composición de virus y huéspedes que hay que reconocer y diferenciar, debido a que su impacto sobre el ser humano es distinto”. En la parte más analítica, actualmente existen procesos diagnósticos muy avanzados que permiten obtener resultados detallados en menor tiempo de respuesta. Esta tecnología, basada en técnicas moleculares, distingue si un cuadro respiratorio está producido por una bacteria, por un virus de tipo gripal A o B o un subtipo de virus (H1, H3). “Estos procedimientos ayudan a mejorar la actuación y el pronóstico de la infección gripal, ya que podemos disponer de los resultados en una hora”, ha destacado el Dr. Cisterna.

Los expertos han hablado también de las posibilidades de futuro, y han coincidido al destacar que las mejoras añadidas en los últimos años potencian la respuesta en personas más vulnerables. Esta población con un mayor riesgo de complicaciones podrá beneficiarse en un futuro cercano de vacunas que contengan dosis elevadas de antígeno y vacunas recombinantes con mayor potencia antigénica.

Estadísticas de 2019

Por otra parte, entre octubre y noviembre de 2019 se han vacunado el 13 % de los españoles mayores de 65 años y el 3,8 % del resto de adultos sanos. El Ministerio de Sanidad se ha propuesto en la actual campaña contra la gripe, correspondiente a 2019-2020, que la cobertura de vacunación entre la población mayor de 65 años supere el 65 %, una cifra que se ha fijado desde hace varios años y que todavía es inferior al 75 % establecido por la Comisión Europea y la Organización Mundial de la Salud.

En este sentido, Amós José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), ha comentado que es necesario “seguir trabajando” para alcanzar el listón fijado por el Ministerio, si bien ha reconocido “los esfuerzos” que está realizando todo el sistema sanitario para concienciar a las personas mayores acerca de la importancia de la vacunación antigripal. La AEV calcula que la tasa de inmunidad contra la gripe fue del 56 % de la población mayor de 65 años en la temporada pasada, y del 55,3 % hace dos temporadas. “La tendencia positiva de los últimos años nos permite afrontar esta temporada con cierto optimismo”, ha dicho el presidente de la Asociación.