Salud Pública aprobará en breves acelerar la vacunación de la Selección española de fútbol masculina para su participación en la Eurocopa. Esta estrategia va en línea con la vacunación de los deportistas de élite participantes en los Juegos Olímpicos de Tokyo. Ante estas noticias los pacientes crónicos piden ser igualmente prioritarios. En concreto, la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) pide a Sanidad cumplir con el documento inicial de la Estrategia de vacunación de España. En esta se detallaba la priorización de las personas con mayor vulnerabilidad y condiciones de alto riesgo frente a la COVID-19, “sin excepción”.

La presidenta de la POP, Carina Escobar, ha reclamado compromiso con los millones de personas con enfermedad crónica en España, independientemente de su edad. Estos aún están fuera de la estrategia de vacunación.

La vacunación de los crónicos

Según Escobar, es “absolutamente necesario” priorizar la vacunación de estos pacientes para que puedan empezar a hacer una vida “normal”, tras más de un año de aislamiento. También para evitar complicaciones graves derivadas de un posible contacto por coronavirus. No obstante, además de que la evidencia científica confirma que las complicaciones pueden ser muy graves, muchos de ellos, acuden diariamente a centros sanitarios y están más expuestos al contagio.

Desde la POP también han alertado de que pacientes que sí están incluidos en la vacunación prioritaria están recibiendo las dosis de manera tardía y otros muchos todavía no han sido llamados, por lo que han instado a las autoridades sanitarias de las CC. AA. a “agilizar” al máximo los plazos y cumplir con la actualización, que vio la luz en el mes de marzo.

Es el caso de pacientes con trasplante de progenitores hematopoyéticos; trasplante de órgano sólido y lista de espera para este; personas en hemodiálisis y diálisis peritoneal; enfermedad oncohematológica; cáncer de órgano sólido en tratamiento con quimioterapia citotóxica; cáncer de pulmón en tratamiento con quimioterapia o inmunoterapia; infección con VIH inmunodeprimidos; personas con inmunodeficiencia primaria y personas con Síndrome de Down mayores de 40 años.