La vigilancia en Salud Pública (VSP) debe integrarse en el sistema sanitario y evitar la brecha entre CC. AA. Además, es necesario acceder a los datos disponibles y contar con los suficientes recursos humanos y materiales. Estas son algunas de las conclusiones de la VIII Jornada sobre Vigilancia de la Salud Pública, organizada por el Grupo de Vigilancia en Salud Pública de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). El acto coincide, apenas una semana después, con la aprobación el pasado 15 de junio de la Estrategia de Vigilancia en Salud Pública, que está pendiente de publicación.

En este encuentro, María José Sierra, experta del Grupo de Trabajo de Vigilancia en Salud Pública de la SEE, ha hablado de la Estrategia recientemente aprobada. "Entendemos que la vigilancia en Salud Pública es una parte nuclear del Sistema Nacional de Salud (SNS). Por tanto, los objetivos y las acciones de la Estrategia deben ir dirigidas a integrar la vigilancia en Salud Pública en el sistema sanitario", ha comentado la experta

Sierra ha hablado de la necesidad de acceder a los datos necesarios o de contar con los recursos humanos “estables y especializados” y materiales. Otra cuestión que reclama la Estrategia es el adecuado uso de las tecnologías de la información. Precisamente también ha intervenido en esta jornada Efrén Ramos, del Servicio de Vigilancia y Salud Laboral de la Junta de Andalucía. En su ponencia ha abordado el tema central de la mesa desde la óptica de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). El moderador ha sido Pedro Arias, de la SEE.

La vigilancia en Salud Pública

Por su parte, Herme Vanaclocha, de la Dirección General de Salud Pública y Adicciones de la Generalitat Valenciana, ha hablado de los retos y desafíos de la implantación de la nueva estrategia en una comunidad autónoma. En su intervención, se ha referido a “la visibilidad” que les ha otorgado la pandemia por la COVID-19. En este sentido, y como aspecto negativo, ha destacado la certeza de que “muchos compañeros profesionales sanitarios del SNS desconocen la labor de los expertos en Salud Pública”. Asimismo, ha hablado de la necesidad de “dignificar” los puestos de trabajo vinculados a la VSP.

Vanaclocha ha resaltado que durante la pandemia ha aprendido más que en sus casi 40 años de trayectoria profesional. “Sabemos y podemos trabajar en equipo”, ha dicho. Así, se ha referido al modelo valenciano de gobernanza del sistema sanitario, que incluye la asistencia sanitaria-salud pública, y el trabajo conjunto con los sistemas de información sanitaria.

Respecto a los retos de futuro, ha enumerado varias cuestiones:

  1. Afianzar el proyecto de vigilancia en Salud Pública antes de 2024.
  2. Consolidar el modelo de gobernanza de la asistencia sanitaria y la salud pública.
  3. Contar con un sistema de alerta precoz y respuesta rápida.
  4. A medio y largo plazo, contar con unos recursos humanos con una buena estructura, capacidades y competencias.
  5. También a medio plazo, continuar en la transición digital en vigilancia, con nuevas metodologías y nuevos perfiles profesionales.