Las alteraciones del sueño pueden contribuir al aumento de peso en la menopausia, según un estudio llevado a cabo por expertos del Brigham and Women’s Hospital en Boston (Estados Unidos) y que ha sido presentado en el ‘ENDO 2021’.

“Nuestros hallazgos sugieren que no solo la abstinencia de estrógenos, sino también los trastornos del sueño durante la menopausia pueden contribuir a cambios en el cuerpo de una mujer que podrían predisponer a las mujeres de mediana edad al aumento de peso

A menudo se cree que el aumento de peso relacionado con la menopausia es causado por la abstinencia de la hormona femenina estrógeno.

Sin embargo, es poco probable que el estrógeno sea el único factor contribuyente, ya que todas las mujeres dejan de producir estrógeno en la menopausia, mientras que solo la mitad de las mujeres aumentan de peso.

Los trastornos del sueño disminuyen la utilización de grasas

Después de tres noches de sueño perturbado, hubo una reducción significativa en la velocidad a la que los cuerpos de las mujeres consumían grasa. También se observó una reducción similar en la utilización de grasas cuando se suprimió el estrógeno, incluso durante el sueño normal.

La combinación de niveles bajos de estrógeno y alteraciones del sueño también redujo la utilización de grasas, pero el efecto no fue mayor que cualquiera de las dos exposiciones por sí solas. “Además de la abstinencia de estrógenos, los trastornos del sueño disminuyen la utilización de grasas. Esto puede aumentar la probabilidad de almacenamiento de grasa y posterior aumento de peso durante la menopausia”, han zanjado los expertos.