El riesgo de fractura en las mujeres posmenopáusicas puede predecirse por sus antecedentes de caídas, según los nuevos hallazgos del Estudio sobre el Factor de Riesgo y Prevención de la Osteoporosis de Kuopio de la Universidad de Finlandia Oriental.

Las caídas en los ancianos son comunes, y pueden conllevar fracturas y otras consecuencias graves para la salud. En personas de 65 años o más, las caídas son la principal causa de muerte por lesiones y de hospitalización.

La investigación, publicada en la revista ‘Osteoporosis International’, analizó a 8.744 mujeres cuya edad media al comienzo del estudio era de aproximadamente 62 años. El estudio comenzó en 1999 con una investigación que preguntó a las participantes del estudio sobre sus antecedentes de caídas en los 12 meses anteriores.

Los investigadores querían saber cuántas veces se habían caído, qué las había causado y cómo de severas habían sido; es decir, si habían llevado a lesiones que requirieran tratamiento. Para ello, pusieron en marcha una investigación de seguimiento desde 2004, preguntando a los participantes acerca de cualquier fractura que hubieran sufrido durante los cinco años anteriores. Las fracturas reportadas por las personas involucradas en el trabajo fueron después confirmadas por los registros médicos.

Casi una de cada cinco mujeres informó de una caída durante los 12 meses anteriores. El riesgo de fractura fue un 41 por ciento mayor en las mujeres que habían tenido antes una caída, en comparación con las que no. Las caídas por resbalones se asociaron con un mayor riesgo de fractura que las caídas causadas por otras razones.