El Consejo de Ministros ha aprobado este martes la propuesta de distribución entre las 19 comunidades y ciudades autónomas de 69 millones de euros. Los mismos tienen como fin mejorar la prestación farmacéutica del SNS. Con estos fondos se completan, en este ejercicio, las transferencias a las comunidades autónomas procedentes del convenio suscrito entre el Gobierno y Farmaindustria.

De este presupuesto, un total de 39,8 millones de euros irán destinados al desarrollo de medidas para mejorar la eficiencia y sostenibilidad del SNS en el ámbito de la prestación farmacéutica del SNS. Otros 28,2 millones de euros serán para la implantación de actuaciones en el marco del programa de desarrollo de políticas de cohesión para favorecer el uso racional de medicamentos. En concreto, para facultativos de Medicina, Odontología, Farmacia, Enfermería y de Educación Sanitaria de la población para favorecer el uso racional de medicamentos.

Programas para mejorar la prestación farmacéutica del SNS

El Ministerio de Sanidad ha especificado que los fondos se destinarán al conjunto de medidas aprobadas por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el pasado 28 julio. Así, entre los proyectos incluidos en el programa, se encuentran aquellos que supongan el desarrollo, adaptación y mejora de medidas dirigidas a la gestión óptima e innovadora de la prestación farmacéutica del SNS.

También se podrán financiar los proyectos relacionados con el desarrollo, adaptación y mejora de proyectos de e-salud dirigidos a la gestión óptima de la prestación farmacéutica en todos sus ámbitos y en todas sus etapas.

Quedan igualmente incluidos los programas dirigidos a modernizar las estructuras, equipamientos y tecnología de los centros sanitarios y sociosanitarios y el desarrollo, adaptación y mejora de medidas dirigidas a la implementación de la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros.

También ha aportado más información sobre el Programa de desarrollo de políticas de cohesión sanitaria para favorecer el uso racional de medicamentos. Estos van dirigidos a la mejora de la atención farmacéutica, como son intervenciones farmacoterapéuticas para mejorar la calidad en la atención de pacientes con fragilidad, comorbilidad, enfermedades crónicas o necesidades de atención complejas y de pacientes polimedicados.

Asimismo, se incluyen actuaciones enmarcadas en el recién aprobado plan de optimización de la utilización de los analgésicos opioides en dolor crónico no oncológico en el SNS. También a aquellas dirigidas a la deprescripción de medicamentos innecesarios. Igualmente, al desarrollo de actuaciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad.