Las CC. AA. deberán facilitar al Ministerio la información referente a la vacunación COVID-19. Así se ha decidido en el Consejo Interterritorial presidido por Salvador Illa, ministro de Sanidad. La Resolución de la Dirección General de Salud Pública ha establecido que las comunidades autónomas deberán remitir diariamente al Ministerio los datos de la vacunación llevada a cabo en todos los puntos de cada territorio. Esta decisión es acorde al artículo 23 del Real Decreto Ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, y en el artículo 65 bis de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.

Estadísticas de la vacunación COVID-19

En la Resolución se incluye la ficha con los datos que se deberán rellenar por cada una de las personas vacunadas: la fecha de nacimiento y el lugar de residencia, el tipo de vacuna, fabricante y lote así, como el motivo de vacunación.

El procesamiento estadístico de estos datos y su representación geográfica se considera un elemento de gran utilidad en el seguimiento de la pandemia. También resulta útil para la toma de decisiones y su afrontamiento por las administraciones sanitarias. Además, el tratamiento de los mismos permitirá a emisión de certificados a solicitud del interesado.

Anticuerpos por inmunocromatografía

Asimismo, en el Consejo Interterritorial se ha acordado la no recomendación de las pruebas de detección rápida de anticuerpos por inmunocromatografia. Dicho órgano ha decidido recomendar a los profesionales de los servicios de salud (médicos y odontólogos) la no prescripción de estas pruebas de autodiagnóstico. Ha considerado necesario “informar claramente a la ciudadanía de la naturaleza y las limitaciones de las citadas pruebas. También de los riesgos para la salud de una incorrecta interpretación de sus resultados”.

La Ponencia de Alertas, Planes de Preparación y Respuesta dependiente de la Comisión de Salud Pública adoptó por unanimidad un posicionamiento común ante su comercialización para el autodiagnóstico de infección por SARS-CoV. Según los expertos, estas pruebas no están indicadas para diagnosticar.