Las comunidades autónomas han informado de que la presión de los casos hospitalizados y en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por coronavirus “está de alguna manera disminuyendo”, según ha dicho María José Sierra, directora adjunta del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), a la conclusión de un encuentro de los responsables técnicos y sanitarios del Comité de Gestión Técnica del Covid-19.

Sierra ha señalado que “uno de los grandes esfuerzos” que ha hecho el sistema sanitario en las últimas semanas ha sido “aumentar de una manera impresionante” la capacidad de las UCI. También ha comentado que todas las medidas de distanciamiento social tomadas durante las últimas semanas “empiezan a ver su reflejo”, si bien “hay que consolidar las cifras” en la semana del 6 de abril.

Respecto a los datos publicados este domingo por el Ministerio de Sanidad, María José Sierra ha resaltado que el incremento de casos está disminuyendo y que este domingo es de “alrededor del 5 por ciento” respecto a las cifras de este sábado. En los incrementos de hospitalizados e ingresados en UCI, según ha añadido, “también hay un cierto descenso”.

Fase de transición

Una de las medidas que se debe tomar durante la próxima fase, la de “desescalada o transición”, que ha calificado como “fundamental”, es la detección precoz de todos los casos y el aislamiento de los positivos registrados, tanto de casos más graves como lo más leves, ha manifestado directora adjunta del CCAES. En el mismo sentido, se ha referido a la posibilidad de realizar un aislamiento domiciliario o bien en “otro tipo de instalaciones”.

Según ha dicho Sierra, es necesario hacer la prueba diagnóstica a “todas las personas que inicien síntomas”, y, posteriormente aislarlas. Para ello ya se ha realizado una guía con las comunidades autónomas sobre “cómo utilizar los test rápidos”. Esta fase de transición comenzará, como ha dicho, “en pocas semanas”.

Otra iniciativa que se va a realizar en próximas fechas es “un gran estudio” de serovalencia para comprobar el grado de inmunidad de la población española. El objetivo es conocer si una persona que ha pasado ya la enfermedad desarrolla un nivel bastante alto de anticuerpos, por lo que, a su juicio, podría quedar inmunizada al menos un determinado periodo de tiempo.