Las células vivas sanguíneas de pacientes con enfermedad mental son útiles para identificar dianas terapéuticas que ayuden a descubrir nuevos tratamientos. Estas células contienen muchos receptores y moléculas que también existen en el sistema nervioso central y que se han asociado a determinadas patologías o estados mentales. Son las principales conclusiones de un trabajo desarrollado por investigadores del CIBER de Salud Mental (CIBERSAM) y del Hospital Marqués de Valdecilla-Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla (IDIVAL).

Estos investigadores han participado en el desarrollo de un método que podría anticipar el descubrimiento de nuevos fármacos para la esquizofrenia y otros trastornos de salud mental. Los expertos españoles han trabajado en colaboración con un equipo de investigadores de diferentes centros internacionales. Benedicto Crespo-Facorro, investigador del CIBERSAM en el Hospital Marqués de Valdecilla y director científico del IDIVAL, ha explicado que la participación española en el proyecto “ha sido fundamentalmente en esta línea donde el análisis de pacientes antes y después del tratamiento ha permitido estos resultados tan ilusionantes”.

Por su parte, el Dr. Santiago Lago, autor principal del artículo junto con el Dr. Jakub Tomasik, ha destacado que se trata de “la investigación más avanzada sobre la exploración funcional de células de pacientes y se ha mostrado su potencial utilidad para acelerar el descubrimiento de fármacos que sean útiles para abordar trastornos mentales y acercarnos a tratamientos individualizados en Psiquiatría”.

Mecanismos biológicos

Los trastornos de la salud mental son el principal motivo de discapacidad a nivel mundial, y suponen el 31 por ciento de los años de vida ajustados por discapacidad. La comprensión de los mecanismos biológicos implicados en la aparición y en la evolución de estas patologías ha supuesto en los últimos años grandes avances en su conocimiento; sin embargo, los investigadores han reconocido la imposibilidad de desarrollar nuevos medicamentos “más eficaces y seguros”. “Necesitamos investigaciones rompedoras que permitan plantear nuevas dianas de tratamiento y nuevos mecanismos de acción de los fármacos actuales”, ha dicho el Prof. Crespo-Facorro, catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Cantabria.

Según los expertos, la mayoría de los medicamentos que resultan útiles en trastornos mentales se descubrieron de manera fortuita. La imposibilidad de obtener muestras de tejido cerebral de pacientes de una forma rutinaria, como ocurre en los casos de cáncer, es una de las principales causas que complican la realización de investigaciones sobre nuevas terapias en Psiquiatría.

Reposicionamiento de fármacos

La utilización de un procedimiento sofisticado de análisis del funcionamiento celular de 42 pacientes que padecen esquizofrenia ha permitido probar miles de compuestos y ver su posible efecto terapéutico con la hipótesis de que medicamentos que ya existen en el mercado pueden tener un efecto beneficioso para estas personas con trastornos mentales. Esta estrategia de ‘reposicionamiento’ de fármacos es “prometedora”, según los investigadores, porque ahorraría tiempo y dinero y permitiría disponer de nuevas herramientas terapéuticas. Además, podría ser utilizada como un predictor de respuesta clínica de una manera personalizada.