El miedo al contagio, el distanciamiento social y las restricciones de movilidad han incidido de manera directa en los Programas de Vacunación. De hecho, tal y como indica la vicepresidenta de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas, Rosa Sancho, “las coberturas vacunales han descendido en todas las comunidades entre un 5 y un 60 por ciento, dependiendo de la edad y el tipo de vacunas”. Así lo ha dado a conocer en la conferencia ‘Pandemia COVID-19: vacunas, otras medidas de contención y repercusiones”.

La vacunación ha sido una de las medidas con mayor impacto en la salud pública, ha disminuido la mortalidad de un gran número de enfermedades infecciosas, e incluso ha logrado su erradicación, como sucedió con la viruela. Pero para controlar la enfermedad, es necesario alcanzar coberturas vacunales altas. No obstante, cuando la vacunación disminuye, enfermedades que estaban controladas pueden resurgir.

Eso es lo que está sucediendo con la pandemia. “Los organismos sanitarios solicitaron que se mantuvieran las vacunaciones hasta los 15 meses de edad, embarazadas y población de riesgo. Sin embargo, las vacunas se suspendieron en los centros escolares. En general, solo se ha mantenido la cobertura frente al tétanos, difteria y tosferina en embarazadas. Las vacunas que más han caído son las destinadas a la población adulta y en condiciones de riesgo”, he explicado la especialista.

Recuperar las coberturas vacunales

Rosa Sancho explicaba qué sería necesario para recuperar unas óptimas coberturas vacunales. En primer lugar, es necesario continuar con las vacunaciones consideradas prioritarias al inicio de la pandemia. En especial, las vacunas a los dos y cuatro meses de edad, la primera dosis de triple vírica a los 12 meses, la vacunación a embarazadas, y personas de riesgo. Posteriormente, habría que restablecer el resto de vacunaciones sistemáticas incluidas en el calendario de vacunación.

Asimismo, hay que recuperar las vacunas prioritarias que no se hayan realizado durante el Estado de Alarma. Esto incluye retomar la captación de adolescentes para vacunarles frente a la enfermedad meningocócica invasiva y según los planes establecidos. “Debemos seguir adelante a pesar de la pandemia y recuperar las vacunaciones perdidas, avanzar en la actualización del calendario vacunal infantil y facilitar el acceso de la población a las vacunas”, ha concluido Sancho.