Las indicaciones de terapia intensiva con estatinas en pacientes que se ven en las consultas de Cardiología están muy claras, así como los objetivos a alcanzar, que son LDL<55mg/dl en prevención secundaria. Por la experiencia vivida en la práctica habitual, en pocas ocasiones se inicia la pauta con terapia combinada, cuando rara vez se puede reevaluar precozmente, a las cuatro semanas, a los pacientes y titular o escalar las estatinas como estaría recomendado. Más del 80% de los pacientes que pasan por los servicios de Cardiología son isquémicos o pacientes de muy alto riesgo que se beneficiarían de un tratamiento intensivo con estatinas.

En este contexto, hay que recordar que las combinaciones fijas mejoran mucho el cumplimiento del tratamiento por parte del paciente en todos los casos, pero especialmente en los pacientes polimedicados, grupo al que pertenece la mayoría de los pacientes con dislipemia.

Mejor cumplimiento

Al reducir el número de pastillas mejora el cumplimiento y, en cierta medida, la calidad de vida de esos pacientes. En algunos casos, además se reduce el coste del tratamiento porque es más barata la asociación que si se toman por separado.

En el otro lado de la balanza hay que destacar que al ser cantidades fijas disminuye la flexibilidad en la dosificación.

Pacientes polimedicados

Entre los beneficios más destacados de las combinaciones de hipolipemiantes está que mejoran la adherencia terapéutica, más aún en pacientes polimedicados.  La mayoría de estos pacientes tienen mucha medicación, por eso todo lo que sea simplificarlo va a ayudar a que el cumplimiento sea mejor y también a mejorar la calidad de vida del paciente.

Las combinaciones fijas además aportan comodidad y simplificación del tratamiento. A esto hay que añadir una reducción de los costes.

La combinación de estatinas ayudará a conseguir mejores objetivos de LDL, reducir eventos y ahorrar costes, tanto directos como indirectos.

Mayor adherencia en terapia intensiva

De hecho, el principal criterio para optar por una combinación fija es mejorar el cumplimiento por parte del paciente, lo que ofrecerá mejores resultados.

En los pacientes que son buenos cumplidores se conseguirá mejorar su calidad de vida. También hay que tener en cuenta que si al paciente le va a salir más económico se garantiza más que tome el tratamiento, especialmente en los pacientes que puedan tener dificultades económicas.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Manuel Ramos Rodríguez, María Begoña Sánchez Alonso y David González de la Calle, y los especialistas en Medicina General Francisco Javier Mencía Bartolomé, Gonzalo Fernández Núñez, Jesús Varela López, Roberto Rodríguez Iglesias y Teresa Villadangos Fernández.