La adherencia terapéutica es el cumplimiento adecuado por parte del paciente del plan terapéutico prescrito por los profesionales de salud que le hacen seguimiento, y no solamente hace referencia al consumo de fármacos, sino también al seguimiento de las recomendaciones higiénico-dietéticas y a la adecuación de los estilos y hábitos de vida.

Para lograr una adecuada adherencia terapéutica, es importante que el paciente entienda su enfermedad y la utilidad del plan terapéutico. Además, es clave que tenga un buen nivel de autonomía o un adecuado soporte familiar-social. De no ser así, la situación se complica, lo que hace que el paciente no cumpla con sus obligaciones y no se logren los objetivos propuestos.

Autocuidado

La adherencia terapéutica es fundamental para que el fármaco haga su efecto. De todas formas, lo más importante es que el paciente tome conciencia de su enfermedad y que sepa que el control de su patología y su recuperación depende de su cumplimiento. Una buena adherencia terapéutica y un adecuado cumplimiento son fundamentales para que el fármaco actúe con rapidez y eficacia.

La falta de adherencia está relacionada directamente con la calidad de vida del paciente y la posible curación de su enfermedad.

Calendario de adherencia

Para mejorar la adherencia, una herramienta disponible es elaborar el primer calendario de adherencia personalizado. Se puede establecer una tabla mensual para que el paciente o su cuidador la cumplimente, que incluya la medicación agrupada en tres tomas: mañana, tarde y noche. Es importante comentar que los pacientes suelen recordar bien las medicaciones agrupadas por los horarios de las tomas.

Se puede completar la tabla con indicaciones higiénico-dietéticas personalizadas, como caminar 30 minutos al día, que refuercen positivamente al paciente, o indicaciones negativas, como comer sal, que sirvan para que el paciente se dé cuenta de que lo está haciendo mal.

Conocer el grado de cumplimiento

La adherencia terapéutica se puede comprobar mediante diferentes métodos, entre los que se encuentra la anamnesis dirigida en las visitas médicas. En estas consultas, se puede pedir al paciente o a su cuidador un registro escrito sobre el cumplimiento de las medidas terapéuticas. También se cuenta con el control de los parámetros analíticos subrogados que puedan ser sensibles a un determinado tratamiento.

Las herramientas electrónicas permiten controlar la retirada de los medicamentos en la farmacia por parte del paciente.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Vicente Alonso Sánchez, Amelia Carro y Teresa Isabel Fernández, de Gijón; los médicos de Familia Luis del Valle Vazquez, Heliodoro Moya Cabezas y Francisco M. Moreno Torres, los cardiólogos Manuel Fernández Guerrero, Carlos Arias Miranda y Fakhri Hussein Hasan, de Sevilla; Adolfo Bolea Lafont, Luis Escobar Jiménez y Adriana Fernández Rodríguez, los cardiólogos Gabriel Retegui García de Quesada, Ramón Hernández Cortés y Antonio Agarrado Luna, de Cádiz, y Abel Mujal Martínez, Mario Sutil Vega y David Subías Andújar.