La Memoria de Farmaindustria 2019 se ha aprobado hoy por su Asamblea General Ordinaria. La misma muestra que la industria farmacéutica innovadora se ha mostrado en estos meses ante la sociedad como un sector esencial. “Es probable que jamás se hayan movilizado tantos recursos científicos y económicos para la investigación de una sola patología”, ha expuesto Martín Sellés, presidente de Farmaindustria.

En el plano económico, las compañías farmacéuticas se han convertido en uno de los principales dinamizadores de la economía española. En 2019 registró un máximo histórico en comercio exterior: 12.104 millones de euros en exportaciones, con un incremento del 13 por ciento con respecto al año anterior. En España ya se producen medicamentos por un valor superior a los 15.200 millones de euros. Así, el medicamento es el quinto producto más exportado del país y supone el 4,2 por ciento del total de exportaciones.

El documento  también refleja de nuevo el liderazgo del sector en I+D. La misma suma el 19 por ciento del total de la inversión que en este capítulo hace toda la industria en España. Igualmente, en 2019 se pusieron en el mercado español 31 medicamentos con principios activos nuevos, de los cuales ocho son para enfermedades huérfanas.

Las compañías farmacéuticas durante la crisis

Con el respaldo que aportan los datos y las acciones desarrolladas por las compañías farmacéuticas, el presidente de Farmaindustria lanzó una mirada al futuro. “Estamos demostrando que nuestro sector es estratégico para el país desde la triple perspectiva sanitaria, económica y social”, aseveró Sellés.

Asimismo, incidía en  la oportunidad que ha puesto de manifiesto la crisis sanitaria de recuperar producción de principios activos y medicamentos esenciales deslocalizados en los últimos años en países asiáticos.

Otra fortaleza de las compañías farmacéuticas en nuestro país tiene que ver con el empleo, que será clave en el contexto de una nueva crisis económica. Las compañías farmacéuticas superan los 42.000 puestos de trabajo directos y los 170.000 indirectos e inducidos. Esto supone un volumen de 215.000 trabajadores.

El sector destaca en especial por la calidad del empleo. Más de 94 por ciento son empleos indefinidos y más del 62 por ciento son titulados universitarios. Por otra parte,  más de la mitad son mujeres (el 64 por ciento en el área de investigación), y casi uno de cada tres nuevos puestos de trabajo lo ocupan personas menores de 29 años.