El trabajo del Grupo de Prevención en la Infancia y Adolescencia (PrevInfad) de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) se ha convertido en referencia internacional. En concreto, las conclusiones del Grupo PrevInfad, junto con las de la TaskForce (EE UU) y del NICE (Reino Unido), se analizan en una publicación sobre actividades preventivas de la OMS.

Estas conclusiones han sido tenidas en cuenta por la Confederación Europea de Pediatría de Atención Primaria (ECPCP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).  En concreto, para la elaboración de 11 artículos sobre la evidencia disponible en relación con las intervenciones recomendadas para los programas de salud infantil. Las conclusiones pueden encontrarse en el suplemento de la publicación científica BMC Pediatrics para la región Europea de la OMS.

Conclusiones del Grupo PrevInfad

María Jesús Esparza, miembro del grupo PrevInfad y del grupo de trabajo de Relaciones con Europa de AEPap, explica algunas claves al respecto. “Los asuntos que se han analizado son muy relevantes en las actividades preventivas a realizar con los niños y adolescentes”. Entre otras conclusiones, se ha podido demostrar, de nuevo, la importancia de la recomendación de que los bebés duerman boca arriba para prevenir el síndrome de la muerte súbita del lactante. También insisten en que los niños y niñas se desarrollen en un ambiente seguro para prevenir los accidentes infantiles.

Entre otras cuestiones, el Grupo PrevInfad destaca en la detección precoz, la importancia de tener una valoración de la visión entre los tres y cuatro años de edad. Para detectar cardiopatías congénitas, se puede realizar la captación del oxígeno en la sangre. También se revisa la sospecha de trastornos del espectro autista. Este se puede comprobar, bien por medio de test específicos o por la observación del niño.

También se apuntan procedimientos que pueden resultar innecesarios y no es preciso incluir en las revisiones de salud de forma sistemática. Por ejemplo, no hace falta hacer un análisis de sangre para descartar la existencia de anemia en todos los lactantes. Solo con la excepción de que reciban dietas desequilibradas o se trata de niños prematuros.