En este paso fronterizo pasan al día cientos de personas que huyen de los bombardeos, del asedio, de la falta de comida, de agua, de luz, de gas,… tienen que dejar sus hogares para intentar sobrevivir.

En este desastre humano un grupo de profesionales sanitarios les ayuda, les valora y les presta la atención necesaria para que puedan seguir adelante.

Las crisis hipertensivas, incluso en niños, son los cuadros más frecuentes que están atendiendo en el puesto de emergencias. Llegaron hace unos días desde Sevilla, y después de organizar y montar las tiendas ya están atendiendo a los refugiados que cruzan la frontera en ferry.

Carga emocional

“La carga emocional que tiene la persona cuando se monta en el ferry y llegan aquí es enorme, el concepto de dejar tu casa atrás genera mucha angustia y eso se traduce en que vemos niños con crisis hipertensivas, crisis de ansiedad y ataques de pánico. Esto mismo se reproduce en los adultos, sobre todo las que llegan son mujeres y personas mayores”, detalla a EL MÉDICO INTERACTIVO el equipo formado por Juan Rodríguez Villalobos, médico de Prehospitalaria; Andrés Rodríguez Holst, Clara Ávila Pascual y Miguel Ángel López Figuerola, enfermeros de Urgencias, y Carmina Casal Ruiz, técnico en Emergencias Sanitarias, perteneciente a SAMU Sevilla.

Estos profesionales sanitarios, que pertenecen al EMT, una iniciativa de la OMS para certificar equipos que responden en situaciones de crisis, se han integrado en la organización sanitaria de Rumanía.

Juan Rodríguez explica que en las ambulancias rumanas solo van paramédicos, lo que hace que solo se vean patologías más livianas. “Nosotros estamos para emergencias y urgencias. Bueno al fin y al cabo siempre nos echamos una mano los unos a los otros”.

Organización

Andrés Rodríguez señala que el campamento está perfectamente organizado. Tienen todo previsto, “son muy previsores en estos temas, y no solo de la asistencia sanitaria, sino de la parte de alimentación y del refugio”.

Los dos sanitarios coinciden al comentar que el sistema organizativo de aquí hay que tener en cuenta dos cosas. La primera es que son los bomberos el cuerpo más preparado para atender una urgencia. Una rama de los bomberos es la que se dedican a la asistencia extrahospitalaria; es decir, los que van en ambulancia son paramédicos. La segunda es que ante ciertas patologías llaman por teléfono a los hospitales y desde el hospital el médico les indica qué es lo que tienen que hacer. "Como estamos nosotros aquí, esa llamada la evitan; es decir, nosotros atendemos a damos ese apoyo y damos asistencia desde el punto de vista médico", indica Juan Rodríguez.

Personas que atienden

En el puesto de emergencias ven al día las personas que llegan a través del ferry, pero hay que tener en cuenta las oleadas que van entrando. “Los primeros días que estuvimos aquí,  el ferry venía completo, con una media de una entre 300 y 600 personas, pero no todas necesitan asistencia sanitaria. Los dos últimos días se ha reducido el número, sobre todo por problemas al otro lado de la frontera que no les permitían salir. En esos días estaban llegando entre 100 y 300”, detalla Rodríguez, quien añade que los ancianos son los más débiles.

Por eso, en la medida de lo posible, lo que intentan hacer es que ellos salgan del puesto de emergencias con su tratamiento de base. “Si por algún motivo, indica el facultativo, no tenemos los medios para mantenerlo o nosotros no los podemos estabilizar aquí, los mandamos al hospital. Pero lo hemos tenido que hacer pocas veces”.

Recuerda el caso de una señora de 86 años que estaba con infarto de miocardio, se estabilizó aquí pero se la trasladó al hospital. El más cercano está a 30 minutos.

Sistema sanitario

Tal y como comenta Andrés Rodríguez, ahora mismo el sistema sanitario funciona y las estructuras están intactas. Lo que se ha hecho ha sido integrarnos en puestos avanzados y periféricos. "Al sistema habitual hemos añadido más personal y recursos para poder apoyar. Así, los hospitales pueden seguir haciendo sus labores del día a día. Lo que estamos  haciendo es descongestionar la asistencia", puntualiza el enfermero.