Existe una asociación entre las concentraciones de oligosacáridos de la leche humana (HMO) y el peso y la composición corporal del recién nacido, según confirman investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos).

El efecto beneficioso de la lactancia materna en el recién nacido es por todos conoicido, sin embargo, los componentes de la leche materna responsables de estos efectos beneficiosos siguen siendo en su mayoría un misterio.

La leche humana es una elaborada mezcla de proteínas, grasas, minerales y vitaminas, además de oligosacáridos, moléculas de azúcar de la leche humana. Hay aproximadamente 150 tipos de HMOs. Como las huellas del pulgar y la lengua, la combinación y concentración de HMO es única para cada madre lactante.

Los HMO son prebióticos naturales que contribuyen a la formación del microbioma intestinal del recién nacido, lo que puede afectar a los riesgos de salud y enfermedad. Pero también actúan de forma independiente del microbioma, protegiendo al niño de enfermedades como la diarrea infecciosa o la enterocolitis necrotizante, una enfermedad grave que afecta al intestino de los niños prematuros. Los oligosacáridos de la leche humana también reducen potencialmente el riesgo de enfermedades no transmisibles, como el asma, las alergias y la obesidad más adelante en la vida.

En este nuevo trabajo, publicado en la revista ‘The American Journal of Clinical Nutrition‘, los investigadores analizaron una cohorte de 802 madres y sus hijos. Los niños fueron examinados desde el nacimiento hasta los 5 años. Descubrieron que altas concentraciones de una HMO llamada 2’-Fucosilactosa (2’FL) y las bajas concentraciones de otra HMO conocida como Lacto-Neotetraosa (LNnT) estaban asociadas con el crecimiento en la infancia y la primera niñez.

“Nos sorprendió la magnitud de la asociación. El impacto persistió mucho tiempo después de la exposición real a las HMO durante la lactancia. Algunos oligosacáridos de la leche humana podrían ayudar a los lactantes que se encuentran por debajo del percentil de crecimiento; otras HMO podrían hacer lo contrario y ayudar a reducir el riesgo de obesidad infantil”, explica el autor principal de la investigación, Lars Bode.