Las estatinas aumentan la supervivencia en pacientes con cáncer de próstata de alto riesgo, según ha evidenciado un estudio de la Universidad Thomas Jefferson (Estados Unidos).

“Tanto la metformina como las estatinas se han asociado con una vida más larga en los pacientes con cáncer de próstata, pero debido a que comúnmente se prescriben juntas, ningún estudio que conozcamos ha examinado estos dos medicamentos por separado”, explica Grace Lu-Yao, autora principal del trabajo, publicado en la revista ‘Cancer Medicine’.

Usando una base de datos, los investigadores observaron a los pacientes diagnosticados con cáncer desde 2007 hasta 2011. Basándose en 12.700 pacientes, observaron que las estatinas solas o en combinación con la metformina estaban significativamente asociadas con la reducción de la mortalidad por todas las causas.

En concreto, la mediana de supervivencia fue 3,9 meses más alta en hombres que tomaron tanto metformina como estatinas, 3,6 con estatinas solas y 3,1 años con metformina sola. La mediana de supervivencia de los que no usaron ninguno de los dos fármacos fue también de 3,1 años. Con respecto a la mortalidad de la próstata, la metformina más estatinas se asoció con una reducción del 36 por ciento en el riesgo de muerte seguido de las estatinas solas.

Curiosamente, el estudio reveló que los hombres que tomaban atorvastatina, pravastatina o rosuvastatina, pero no lovastatina, mostraron una reducción de la mortalidad en comparación con los no usuarios, lo que concuerda con los resultados de un reciente estudio de cohorte basado en la población que utiliza los datos de investigación del Seguro Nacional de Salud de Taiwán. La investigación taiwanesa demostró que estas tres estatinas son más eficaces para reducir los triglicéridos y el colesterol de lipoproteínas de baja densidad y para aumentar el colesterol de lipoproteínas de alta densidad que otras estatinas en pacientes con hipercolesterolemia.

De las tres estatinas estudiadas, los hombres que tomaban atorvastatina tenían un tiempo medio más largo para progresar en la terapia de privación de andrógenos en comparación con los que no fueron tratados con estatinas. “Aunque se desconocen los mecanismos exactos, la atorvastatina exhibe un potente efecto de reducción de lípidos por dosis de cualquier estatina, y tiene la mayor biodisponibilidad y una de las vidas medias más largas”, apuntan los investigadores.