Las farmacias pueden ser esenciales para la detección precoz de la COVID-19. Así lo ha defendido el Consejo General de Colegios Oficiales Farmacéuticos (CGCOF), que ha destacado la disposición de todos los profesionales farmacéuticos para frenar los rebrotes. “La red de farmacias puede ser un recurso esencial para la detección precoz de la infección. Por ello, es necesaria su integración en programas de identificación del COVID-19, como ya se está haciendo en algunas comunidades autónomas”, ha dicho la entidad presidida por Jesús Aguilar.

Asimismo, el presidente del Consejo ha respaldado las medidas acordadas por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el pasado viernes. Entre otras medidas, se aprobó la prohibición de fumar en la vía publica si no se puede respetar una distancia de seguridad de dos metros. Además, ha valorado de forma positiva el consenso alcanzado entre Sanidad y CC. AA. para afrontar el aumento de rebrotes.

Para Jesús Aguilar, resulta “esencial una acción coordinada, única pero adaptada a cada territorio y sus características”. También ha hecho un llamamiento a la población para que actúe con responsabilidad y mantenga todas las medidas de seguridad marcadas por las autoridades. “La sociedad española ya ha demostrado su civismo y su responsabilidad. Ahora no es momento de bajar la guardia, sino de redoblar los esfuerzos. De todos depende no volver a escenarios pasados”, ha aconsejado el presidente del Consejo.