En los últimos años asistimos a la generación de una enorme cantidad de datos de complejidad creciente, que no permiten concebir hoy en día un sistema de salud sin un adecuado tratamiento digital de esta información. Para contextualizar la situación actual, desde el Observatorio de Tendencias en Medicina Personalizada de Precisión de la Fundación Instituto Roche se ha elaborado  el informe ‘Los datos en la era de la Medicina Personalizada de Precisión’, dedicado a las ciencias de datos y al papel que estos tendrán en la medicina del futuro. El mismo aporta que el uso de datos a gran escala y la formación en bioinformática e informática médica, son varios de los retos de futuro para afrontar la transformación digital en salud

A este respecto, Fernando Martín, profesor de investigación y director del programa de Salud Digital, Cronicidad y Cuidados del Instituto de Salud Carlos III y coordinador del informe, exponía que “en los últimos tiempos estamos asistiendo a la generación de nuevos datos en salud de una complejidad creciente, muy heterogéneos y de gran volumen debido a la aparición de nuevas tecnologías como la secuenciación del ADN, los sensores digitales personales… Todos estos sistemas apoyan la práctica clínica en nuestros centros de salud, facilitan procesos de investigación e informan las intervenciones de salud pública y planificación sanitaria”.

Pese a ello, la realidad es que las iniciativas regionales y nacionales de integración de datos en salud son aún insuficientes.  Como apunta Pablo Lapunzina, director científico del Centro de Investigación en Red sobre Enfermedades Raras (CIBERER), “España está dando pasos lentos a nivel sanitario en ciencia de datos. Los sistemas sanitarios regionales no están totalmente integrados y la comunicación entre los hospitales y la atención especializada y Primaria en muchas CCAA es mejorable. Las iniciativas nacionales de integración aún son insuficientes, por lo que es necesario invertir recursos y diseñar herramientas y políticas, tanto a nivel autonómico como nacional”.

Medidas pendientes

Respecto a cuáles son las medidas pendientes para mejorar en este sentido, el experto subraya como una de las grandes asignaturas pendientes “la reutilización de la enorme cantidad de datos clínicos y de otro tipo que se recogen a diario en la práctica asistencial para fines de investigación, mediante la creación de repositorios centralizados de datos anonimizados y accesibles a los investigadores”.

Por su parte, Alfonso Valencia, profesor de investigación ICREA, también añade que “existen interesantes desarrollos en algunos hospitales y también en algunas CCAA, pero como país, solo ahora empezamos, con retraso, a organizar una política de datos en ciencia”.

Por último, el informe también señala otros dos aspectos en los que España aún habrá de mejorar, como es la aplicación de la inteligencia artificial para dar soporte a procesos de toma de decisión clínica; pero sobre todo la formación de los futuros profesionales sanitarios para que sean capaces de afrontar la enorme transformación digital a la que nos enfrentará la medicina del futuro.