Las insulinas se clasifican desde las de acción más rápida a más prolongada, donde se incluyen las ultrarrápidas (análogos de insulina rápida), las rápidas (insulina regular), las intermedias (principalmente NPL O NPH), las lentas (análogos de insulina de acción prolongada) o las ultralentas (análogos de insulina prolongados con una vida media superior a las 24 horas).

Las de acción rápida intentan simular la respuesta insulinosecretora rápida y de corta duración que ocurre tras la ingesta en personas sin diabetes. También se denominan insulinas prandiales. Se dispone de dos tipos según su procedencia, de origen humano o análogos de insulina, estos últimos se subdividen en rápidos y en ultrarrápidos.

La insulina humana de acción rápida, conocida como insulina regular, tiene importantes limitaciones por su inicio de acción relativamente lento (30 minutos) y la duración de acción excesivamente prolongada (5-8h).

Inicio de acción

Los análogos de insulina rápida inician su acción entre 5-15 minutos tras su administración y su duración es más corta (2-6 h). Dentro de este grupo hay tres tipos: lispro, aspart y glulisina.

Los análogos de insulina ultrarrápidos o de segunda generación tienen un inicio de absorción aún más precoz y una mayor acción de la insulina en las primeras 2 horas entre las que se encuentran faster aspart y lispro ultra rápida (URL).

Las insulinas de acción lenta o insulinas basales pretenden sustituir la liberación basal de insulina que ocurre entre las comidas. Entre ellas se encuentra la insulina humana o NPH con una duración de 10-16h, también denominada de acción intermedia, y los análogos de insulina de acción prolongada o insulinas basales. En este grupo se encuentran la insulina glargina U100 (duración 20-24h), detemir (duración 12-20h), glargina U300 (duración 24-30h) e insulina degludec (hasta 42h de duración).

Los análogos basales de insulina de primera generación han desbancado a las insulinas intermedias (NPH) por su duración, menor riesgo de hipoglucemias, seguridad cardiovascular demostrada y flexibilidad en la terapia.

Existen también insulinas premezcladas, consistente en una mezcla de insulina lenta e insulina regular. Actualmente está en desuso, porque se asocian a mayores tasas de hipoglucemia e implican una menor flexibilidad para el paciente.

Pico de acción

Según el pico de acción, estarían las insulinas de acción rápida, donde se enmarcan las de inicio rápido, lispro, aspart y glulisina, con un pico de acción 1-2 horas.

Las de inicio corto o regular tienen un pico de acción de entre 2-4 horas. Aquí se encuentran las insulinas de acción intermedia y la insulina NPH, con un pico de acción 4-8 horas.

Las insulinas de acción lenta presentan un efecto plano, sin pico de acción.

Duración del efecto

Otra de las clasificaciones de las insulinas es según la duración. Así, las de acción rápida se dividen según sea su inicio. Están las de inicio rápido, lispro, aspart y glulisina, con una duración 3-5 horas; las de inicio corto, integrada por la regular, con una duración 6 a 8 horas.

Entre las insulinas de acción intermedia está la insulina NPH, con una duración 10-16 horas.

Mientras que en el grupo de las de acción lenta se encuentran la glargina 100 UI/ml, con una duración 20-24 horas; la glargina 300 UI/ml, con una duración 24-36 horas; la detemir, con una duración 12-18 horas y la degludec, con duración 24-42 horas.

Concentración

Todas las insulinas se presentan con una concentración de 100 UI/ml excepto lispro y glargina, que tienen además presentaciones de alta concentración. La lispro ofrecen presentaciones de 100 y 200 UI/ml y la glargina, presentaciones de 100 y 300 UI/ml.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Endocrinología Pedro Pujante Alarcón, del Hospital Universitario Central de Asturias y Juan Luis Fernández Morera y Alfonso José López Alba, del Hospital Álvarez Buylla, en Mieres; Nicolás Carbone Gromas, del Centro de Salud Porto do Son; José Fernández Benito, de la Unidad de Atención Domiciliaria CHUS, y José Francisco Pedreira Martínez, de la Clínica Adeslas Rosalía de Castro; Cristina Tejera Pérez, Laura Cotovad Bellas, Alma María Prieto Tenreiro y Ana María Sánchez Bao, de A Coruña; César López Álvarez, Alberto José Labrador González y José Manuel Garrido Sampedro, de Ourense; Esther Mato Fondo, Manuel Martín Campos, María Vidal Ruiz de Velasco, de A Coruña, y German Allunt Vidal, José Rubén Blanco Rodríguez, Manuel Lado López, Mª Carmen Lires Rodríguez.