Tras la aparición de un nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) y su propagación fuera de China, Europa ahora está experimentando grandes epidemias. En respuesta, muchos países europeos han implementado intervenciones no farmacológicas  sin precedentes, incluido el aislamiento de casos, el cierre de escuelas y universidades, prohibición de reuniones masivas y / o eventos públicos, y más recientemente, distanciamiento social de gran escala incluyendo bloqueos locales y nacionales.

Los investigadores en un reciente estudio, usaron un modelo jerárquico bayesiano semi-mecanicista para intentar inferir el impacto de estas intervenciones en 11 países europeos. Los métodos suponen que los cambios en el número reproductivo, una medida de transmisión, es una respuesta inmediata a estas intervenciones implementado en lugar de cambios graduales más amplios en el comportamiento. Este modelo estima los cambia calculando hacia atrás a partir de las muertes observadas a lo largo del tiempo para estimar la transmisión que ocurrió varias semanas antes, lo que permite el lapso de tiempo entre la infección y la muerte.

Una de las suposiciones clave del modelo es que cada intervención tiene el mismo efecto en el número de reproducción en todos los países y con el tiempo. Esto nos permite aprovechar una mayor cantidad de datos en toda Europa para estimar estos efectos. También significa que los resultados son impulsados ​​fuertemente por los datos de países con epidemias más avanzadas e intervenciones anteriores, como Italia y España.

Los investigadores encontraron que la desaceleración del crecimiento en las muertes diarias reportadas en Italia es consistente con un impacto significativo de intervenciones implementadas varias semanas antes. En Italia, estimaron que el número efectivo de reproducción, Rt, se redujo a cerca de 1 en el momento del bloqueo (11 de marzo), aunque con un alto nivel de incertidumbre.

En general, estimaron que los países han logrado reducir su número de reproducción. Estas estimaciones tienen amplios intervalos creíbles y contienen 1 para los países que han implementado todos intervenciones consideradas en nuestro análisis. Esto significa que el número de reproducción puede estar por encima o debajo de este valor. Con las intervenciones actuales vigentes al menos hasta finales de marzo, estiman que las intervenciones en los 11 países habrán evitado 59,000 muertes hasta el 31 de marzo [95% intervalo creíble 21,000-120,000]. Se evitarán muchas más muertes garantizando que las intervenciones permanecen en su lugar hasta que la transmisión cae a niveles bajos. Estimaron que, en los 11 países entre 7 y 43 millones de personas han sido infectadas con SARS-CoV-2 hasta el 28 de marzo, representando entre 1.88% y 11.43% de la población. La proporción de la población infectada hasta la fecha, la tasa de ataque, se estima que es más alta en España seguida de Italia y la más baja en Alemania y Noruega, que refleja las etapas relativas de las epidemias.

Dado el retraso de 2-3 semanas entre el momento en que ocurren los cambios de transmisión y cuando su impacto puede ser observado en las tendencias de mortalidad, para la mayoría de los países considerados aquí aún es demasiado pronto para ser seguro de que las intervenciones recientes han sido efectivas. Si las intervenciones en países en etapas tempranas de su epidemia, como Alemania o el Reino Unido, es más o menos efectiva que en los países con epidemias avanzadas, en las cuales nuestras estimaciones se basan en gran medida, o si las intervenciones han mejorado o empeorado con el tiempo, entonces nuestras estimaciones del número de reproducción y muertes evitadas podrían cambiar en consecuencia. Por lo tanto, es fundamental que las intervenciones actuales se mantengan y las tendencias en los casos y las muertes se controlan de cerca en los próximos días y semanas para tener la seguridad de que la transmisión del SARS-Cov-2 está disminuyendo.