Las mascarillas de tela caseras son eficaces para frenar el contagio del nuevo coronavirus, así lo confirma un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (Estados Unidos)

Publicado en la revista ‘Extreme Mechanics Letters‘, los expertos probaron la capacidad de transpiración y bloqueo de gotas de 11 tejidos domésticos comunes, utilizando una mascarilla médica como referencia. Los tejidos seleccionados iban desde prendas nuevas y usadas, telas acolchadas, sábanas y trapos de cocina.

Posteriormente, los investigadores caracterizaron las telas en términos de su construcción, contenido de fibra, peso, número de hilos, porosidad y tasa de absorción de agua. “Probar la transpirabilidad de los tejidos con los que fabricar las mascarillas de tela fue la parte fácil. Simplemente medimos la tasa de flujo de aire a través de la tela. Probar la capacidad de bloqueo de gotas es un poco más complicado”, explican los autores.

Mascarillas de tela, velocidad y tamaño de partículas

Los investigadores llenaron la boquilla de un inhalador con agua destilada compuesta por partículas fluorescentes de 100 nanómetros de diámetro, el mismo tamaño de una partícula de coronavirus. Cuando se inhala, el inhalador fuerza el agua a través de la boquilla y genera gotitas de alto impulso que se acumulan en un plato de plástico colocado frente al inhalador. Para probar los tejidos, los investigadores repiten este proceso con los diversos materiales colocados sobre los platos de recogida.

El equipo también midió la velocidad y el tamaño de las partículas expulsadas del inhalador utilizando un video de alta velocidad. Sus análisis revelaron gotitas con diámetros en el rango de 0,1 a 1 milímetro, coincidiendo con el de las gotitas de mayor tamaño liberadas al hablar, toser y estornudar.

Descubrimos que todas las mascarillas de telas probadas son considerablemente efectivas para bloquear las partículas de 100 nanómetros transportadas por gotitas de alta velocidad similares a las que pueden liberarse al hablar, toser y estornudar. Esto sucedía con mascarillas de una sola capa, con dos o tres capas, incluso las telas más permeables, logran una eficiencia de bloqueo de gotas similar a la de una mascarilla médica, mientras mantienen una transpirabilidad comparable o mejor”, han zanjado los expertos.