Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Las mascarillas potencian los efectos oculares de las alergias, según ha indicado Javier Araiz Iribarren, médico especialista del Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología (ICQO). “Las mascarillas afectan especialmente a la superficie del ojo por la desviación del aire hacia el globo ocular”, ha explicado.

Una consecuencia de este efecto ha sido el aumento “considerable” de las patologías relacionadas con la superficie del ojo. Entre ellas, Javier Araiz ha destacado la conjuntivitis, el orzuelo y la queratitis. “El ojo seco es más vulnerable por la falta de defensa que proporciona la lágrima”, ha añadido.

Menos infecciones respiratorias

Como aspecto positivo del empleo de la mascarilla, el oftalmólogo ha señalado la reducción de las infecciones respiratorias de la gripe común y de las infecciones bacterianas en los pacientes con bronquitis.

“Ya durante la primavera de 2020 observamos una gran disminución de la exposición a los pólenes. En consecuencia, también ha sido menor la intensidad de los síntomas”, ha dicho. Respecto a la estación actual, se mantienen estos indicadores gracias a la obligatoriedad de la mascarilla.

Mascarilla tipo FPP2

Por su parte, Ángel Ferrer, médico alergólogo de Top Doctors, ha recomendado el uso de la mascarilla tipo FFP2 con un tamaño de poro de 2,5 micras o mascarillas con filtros para pólenes y ácaros.

Asimismo, ha recomendado a las personas con alergia que extremen las medidas de higiene, tanto personal como de espacios. El objetivo es reducir los síntomas de la alergia al polen y los hongos, así como evitar infecciones en las vías respiratorias que pueden desarrollar asma en alérgicos, sinusitis en pacientes con rinitis, conjuntivitis infecciosa, etc.”. Entre otras prevenciones, ha citado:

  • Lavado frecuente de las manos.
  • Utilización de purificadores de aire.
  • Reducción del contacto con el exterior.
  • Empleo de gafas de protección ocular.

 

Alergia a la mascarilla

Inmaculada Herrera Mozo, especialista en Alergología de Top Doctors, ha comentado que algunas personas han desarrollado alergia a la mascarilla. Los principales síntomas son diversas alteraciones en la piel de la cara. Un 20% de la población consultada ha detectado al menos una de estas “alteraciones cutáneas”, que suelen causar picor y/o enrojecimiento.

Según la alergóloga, “las reacciones alérgicas a la mascarilla facial se producen por hipersensibilidad de contacto o hipersensibilidad retardada a resinas y aditivos empleados en su fabricación”.

Este tipo de alergias se diagnostican por medio de pruebas epicutáneas, como ha comentado la especialista. La zona afectada se puede extender por la cara, el cuello y el escote. Los principales síntomas de las reacciones cutáneas por el uso de mascarillas son:

  • Granos.
  • Acné.
  • Erupciones o eccemas.
  • Urticaria.

 

Higiene de la mascarilla

La higiene de la mascarilla es fundamental, como ha explicado Inmaculada Herrera, para evitar la contaminación por esporas de hongos. La reutilización inadecuada de mascarillas y la inhalación de estas esporas puede provocar problemas respiratorios en forma de rinitis o asma.

Consejos para aliviar los síntomas de la alergia primaveral

Finalmente, los especialistas han recomendado una serie de consejos para aliviar los efectos de las alergias primaverales:

  • Consultar los niveles de polen.
  • Ventilar la vivienda durante las primeras horas del día o por la noche.
  • Ducharse y cambiarse la ropa al llegar a casa para eliminar restos de polen.
  • Evitar tender la ropa en el exterior durante los días de viento.
  • Viajar con las ventanillas del coche subidas.
  • Utilizar filtros antipolen en los vehículos.