Las Comunidades Autónomas siguen viendo como los casos de coronavirus siguen aumentado en sus territorios. Por ello, además de los anuncios del Gobierno central, los representantes de Sanidad han hablado sobre cuáles son sus propias medidas ante el aumento de casos.

Para empezar, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha anunciado que su gobierno automático está estudiando si pedir al Gobierno central que decrete el toque de queda. Esto permitiría que no existiese ningún movimiento en la región en determinadas horas del día. “Para eso hay que tener una cobertura legal que no tiene la comunidad autónoma. Tendría que ser una decisión del Gobierno de España. Es una decisión que nosotros tampoco veríamos mal”, ha declarado.

Por otra parte, Enrique Ruiz Escudero ha defendido que, aunque hay que ser prudentes, la situación frente al coronavirus mejora en la región, aunque “aún es compleja”. Por ello, ha hecho una “firme defensa” del confinamiento por zonas básicas de salud. Así, el consejero ha declarado que espera poder negociar con el Ministerio de Sanidad “criterios sensatos”. Todo ello de cara a cuando decaiga el estado de alarma. Sin embargo, ha avisado de que, si no es así, el Gobierno regional continuará con su “propio plan” frente al virus.

Otras restricciones ante el aumento de casos

Otra CC. AA. en tomar nuevas medidas ante el incremento de casos has sido la Comunidad Foral de Navarra. El vicepresidente primero del Gobierno foral, Javier Remírez, ha explicado que el Ejecutivo ha decidido el cierre perimetral de Navarra a partir del jueves. Esta medida se toma dado que “los datos que teníamos y la perspectiva a corto plazo era más que preocupante”. Según Remírez,  el aumento de casos “nos obliga a tomar esas decisiones y anticiparnos”.

Por su parte, el Gobierno de Cantabria aprobará esta semana un “paquete de medidas” para “limitar la actividad social” ante el importante aumento de casos. Entre ellas, limitar aforos y reducir el número de personas que pueden compartir una actividad social, que ahora se sitúa en diez.

Igualmente, la presidenta del Govern, Francina Armengol, ha anunciado este martes que las reuniones sociales en Mallorca e Ibiza estarán limitadas a seis personas, en lugar de las diez actuales.

Comunidades que no descartan medidas

Otra comunidad en anunciar próximas medidas ante el aumento de casos ha sido Extremadura. El consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha avanzado este martes que “vienen semanas duras”. Por ello, si se produce un aumento de casos “habrá que tomar medidas”. Para ello, ha avanzado que “será necesario hablar claro a la población y refuerzos importantes en los acuerdos políticos para hacer frente a los contagios del coronavirus”.

En esta misma línea, el portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, ha asegurado que el Ejecutivo no descarta “nada” para frenar la propagación del coronavirus en Euskadi. Si se sigue la estela de aumento de casos, adoptará todas las medidas que los técnicos sanitarios propongan. Pese a ello, ha reconocido que, por el momento, no están sobre la mesa los confinamientos ni los toques de queda.