Más cerca de comprender las metástasis en cáncer de próstata. Las células tumorales circulantes, que proceden del tumor primario, son las principales responsables de las metástasis. Su hallazgo puede permitir predecir de forma temprana la progresión de algunos tipos de cáncer, como el de próstata. Así lo ha indicado un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Unidad Mixta Roche-CHUS. Este trabajo se ha presentado en el VI Simposio de Biopsia Líquida. El camino a la oncología de precisión, celebrado en Santiago de Compostela.

La Unidad Mixta Roche-CHUS está liderada por Rafael López, jefe de Servicio de Oncología Médica del Complexo Hospitalario Universitaria de Santiago de Compostela. También es director del Grupo de Investigación de Oncología Médica Traslacional (Oncomet). El objetivo de esta unidad es entender mejor el cáncer metastásico. “Para lograrlo, hemos creado tres líneas de trabajo. Una sobre biopsia líquida, centrada en el estudio de las células tumorales circulantes que originan las metástasis, así como en el estudio de fragmentos de ADN y el ARN de células tumorales que se pueden encontrar en la sangre. Otro proyecto busca desarrollar modelos para estudiar la metástasis. En tercer lugar, una línea de trabajo se centra en la nanotecnología, que hace posible avanzar en dos líneas anteriores”.

Las metástasis en cáncer de próstata y de mama

El grupo que lidera la investigadora Clotilde Costa ha encontrado distintos marcadores que pueden predecir la progresión temprana en pacientes con cáncer de próstata. Los investigadores han analizado la sangre de pacientes metastásicos. Los datos preliminares apuntan a que podría ser de utilidad en la clínica. Las principales conclusiones del proyecto se han recogido en un póster científico. La revista Clinical & Experimental Metastasis ya ha aceptado su publicación.

Aparte de la próstata, los investigadores también han analizado el cáncer de mama. Las células tumorales circulantes se han tratado con una tecnología que permite estudiar múltiples genes de forma simultánea. Los científicos han identificado varios genes que pueden ser biomarcadores fiables, según han comunicado.

Avances esn nanoemulsiones

Por otro lado, el equipo de la Unidad Mixta Roche-CHUS liderado por Ana Dávila ha presentado las novedades en materia de nanoemulsiones. Son nanopartículas a base de compuestos biocompatibles y biodegradables con actividad para interferir en la biología celular. Se trata de una novedosa herramienta de nanotecnología que permite mejorar los actuales procedimientos de aislamiento y cultivo de células tumorales circulantes. Este avance resulta “clave” para el desarrollo de la biopsia líquida, según han informado los investigadores.

Modelización del cáncer

Otra de las líneas de trabajo de la Unidad es la que desarrolla el grupo dirigido por Roberto Piñeiro. Se ha centrado en la modelización del cáncer. Este grupo se centra en la investigación de los mecanismos de la metástasis del cáncer de mama a través de estudio de los clusters de las células tumorales circulantes. Se trata de unas pequeñas agrupaciones de células tumorales observadas en la sangre de pacientes con cáncer metastásico, que se cree que juegan un papel fundamental en la colonización de órganos distantes y la consiguiente aparición de metástasis.

Los expertos han reconocido que ambos estudios “permiten entender mejor cómo funcionan estas agrupaciones de células tumorales. También la importancia de la utilización de modelos experimentales que aportan información relevante sobre el comportamiento de estas células”. En concreto, los investigadores han desarrollado un modelo experimental que podría ser útil a la hora de identificar las características biológicas de estas agrupaciones celulares que juegan un papel importante en la aparición de metástasis. Asimismo, sus resultados aportan nueva información sobre cómo estas células se relacionan entre ellas y modifican su capacidad de formar metástasis.