Las mujeres con COVID-19 sufren más pérdida del olfato y el gusto, además del dolor de cabeza. Es una de las conclusiones de una investigación dirigida por científicos y médicos de los Hospitales Universitarios de La Princesa de Madrid y de Guadalajara. El artículo ‘Evidencia de las diferencias de género en el diagnóstico y gestión de pacientes con COVID-19’ se ha publicado en Journal of Women’s Health. Así, los autores han investigado las características del paciente de coronavirus y han descrito las diferencias de género en el diagnóstico, la manifestación clínica y el tratamiento.

Las mujeres con COVID-19

Este trabajo forma parte del macroestudio internacional Big COVIData. En este caso, su objetivo ha sido realizar una investigación clínica para la comprensión individualizada del paciente con SARS-CoV-2. Con los resultados, se podrá diseñar políticas de salud igualitarias y estrategias terapéuticas más efectivas con carácter global.

Para la realización de este proyecto se ha utilizado tecnología de procesamiento del lenguaje natural y aprendizaje automático de la empresa española Savana. Así, los autores han analizado durante la primavera de 2020 las historias clínicas de unos 1,5 millones de pacientes de hospitales. Del total, casi 5.000 estaban infectados de la COVID-19.

Ignacio Medrano, director médico y fundador de Savana, ha explicado los resultados del estudio. Han revelado “importantes diferencias en el diagnóstico, la manifestación clínica y el tratamiento de los pacientes con COVID-19 dependiendo del género del paciente”. Según ha indicado, los hallazgos son un primer paso en el conocimiento del impacto del coronavirus de forma segmentada, por grupos de población masculina y femenina, para identificar las características de cada paciente. Con esta información, es posible “diseñar políticas de salud y estrategias terapéuticas más eficaces”, ha dicho.

Menos pruebas diagnósticas

A las mujeres se les hacen menos pruebas de diagnóstico y son ingresadas con menos frecuencia, según el estudio. También se realizan menos radiografías de tórax para diagnóstico de coronavirus al colectivo femenino (65,5 vs. 78,3 por ciento). En cuanto a los análisis sanguíneos, también hay diferencias (49,5 vs. 63,7 por ciento). Además, las mujeres son hospitalizadas con menos frecuencia (44.3 vs. 62 por ciento) y la tasa de ingresos en UCI es 2.8 vs. 6.3 por ciento.