Con motivo del Día de la Madre, Merck ha dado a conocer su encuesta sobre “los primeros pasos hacia la maternidad”.  Según la misma, La mayoría (7 de cada 10) de las mujeres que se realizan un tratamiento de fertilidad nunca se había planteado esta opción. De hecho, la media de tiempo que transcurrió hasta que pidieron ayuda a un especialista en reproducción asistida para quedarse embarazadas fue de 22 meses.

Este dato es especialmente preocupante. El tiempo es un factor crítico a la hora de garantizar el éxito de los procesos de reproducción asistida. Tanto por su efecto en la salud reproductiva de la mujer como por su influencia en las decisiones que deben tomar los ginecólogos y embriólogos. Así, demorar el momento de iniciar un tratamiento de reproducción asistida implica una reducción de las posibilidades de éxito.

Es por ello que los expertos insisten en que no conviene retrasar la decisión de pedir ayuda. Aun así, es importante saber que más del 80 por ciento de las mujeres con menos de 38 años que recurren a la reproducción asistida consigue tener un hijo.

“En Merck hemos querido escuchar de nuevo a las mujeres que desean ser madres y conocer de primera mano cuál es su realidad. Ya hemos contribuido al nacimiento de alrededor de 4 millones de niños en todo el mundo y seguiremos acompañando a estas mujeres”, explica Julio Varela, director de Fertilidad de Merck.

Reproducción asistida privada

El primer gran paso para estas mujeres es,  por tanto, asumir que para ser madres han de acudir a la reproducción asistida. Una vez aceptada esta situación, deben decidir dónde iniciar el proceso. Según la encuesta, en el momento de la elección, el 13 por ciento de las pacientes que optaron por la vía privada conocía poco o nada de la clínica.

De esta forma, la embrióloga Irene Cuevas, vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), reflexiona al respecto. “Antes de tener que recurrir a una de estas técnicas, la información que tenemos las mujeres es bastante limitada. A pesar de que la reproducción asistida está dejando de ser un tema tabú, como era hace pocos años, nunca nos imaginamos que vamos a tener que precisar de un tratamiento para quedarnos embarazadas. Cuando el embarazo no llega es cuando se comienza a buscar información”.