La esclerosis múltiple es la segunda causa de discapacidad entre los jóvenes españoles, después de los accidentes de tráfico. No en vano, es una enfermedad que en el 70 por ciento de los casos, se diagnostica entre los 20 y los 40 años. La Sociedad Española de Neurología (SEN) calcula que actualmente en España existen unos 47.000 afectados por esta enfermedad, de los cuales, el 70 por ciento son mujeres. De esta forma, se calcula que cada año se diagnostican 1.800 nuevos casos en España.

El 18 de diciembre se celebra el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, y por ello la SEN ha querido aportar algunos datos sobre esta patología. En palabras de Ester Moral Torres, Coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología.”En los últimos 20 años, el número de pacientes con esclerosis múltiple se ha duplicado. Por lo que ha pasado de ser considerada casi una enfermedad rara a convertirse en una de las enfermedades neurológicas más comunes entre la población joven”.

La experta señala que este aumento se debe a factores como factores ambientales y de estilo de vida que podrían tanto intervenir en la aparición de la enfermedad como relacionarse con el pronóstico. “Estamos hablando de aspectos como cambios en la dieta, tabaquismo, déficit de vitamina D, nivel de exposición a la luz solar, etc. y las mujeres parecen tener una mayor susceptibilidad hacia éstos”.

Pese a ello, este aumento se debe no solo a un aumento de la incidencia, sino también de una mejor capacidad diagnóstica, teniendo un alto impacto la creación de unidades especializadas y el mejor conocimiento de la enfermedad, que han mejorado la capacidad de diagnóstico, así como el avance que se ha producido en los tratamientos, que han hecho que su efecto sobre la esperanza de vida sea pequeño.

Retos actuales

En cuanto a los retos de la enfermedad, según Ester Moral, pasa por conseguir tratamientos que frenen de forma más efectiva los efectos de la enfermedad. Es decir, “que reviertan la discapacidad siendo esto especialmente importante  en las formas progresivas, las más complejas de tratar y las que a menudo acumulan mayor discapacidad”.

Hay que tener en cuenta además, que la edad media de comienzo de los síntomas es alrededor de los 28 años. Por lo tanto es una enfermedad que afecta a las personas al  principio de su vida laboral y cuando están iniciando sus proyectos vitales. Un estudio que se acaba de presentar en la Reunión Anual de la SEN señala que más del 65 por ciento de los pacientes con formas remitentes sigue siendo población activa. Sin embargo menos del 18,5 por ciento de los pacientes con formas progresivas lo es. Además, el 72 por ciento de los afectados por esclerosis múltiple ven afectada su productividad laboral debido a su enfermedad, principalmente por fatiga (92 por ciento).

“Confiamos que en un futuro, investigaciones que actualmente están en marcha sobre biomarcadores, células madre, así como con fármacos neuroprotectores y neurorreparadores den fruto y marquen nuevas líneas de abordaje para esta enfermedad”, concluía la experta.