La Asociación del Defensor del Paciente ha presentado su Memoria anual de presuntas negligencias médico-sanitarias. Estas superan las 13.000 quejas en 2021. En concreto, son un total de 13.156 casos de denuncias relacionadas a la Sanidad pública y privada. Esto supone 2.647 más casos que el año anterior (un 20 por ciento). Sin embargo, es un dato ligeramente menor a los 13.454 casos que se dieron en 2019.

El mayor número de reclamaciones se da por las listas de espera. Le sigue las intervenciones sanitarias en Cirugía General; Urgencias; Traumatología; Ginecología y Obstetricia y Odontología y maxilofacial. El séptimo puesto lo ocupa el transporte sanitario y Ambulancias (112 y 061), seguido de Cardiología, Oncología y Anestesia y reanimación. Por comunidades autónomas encabeza la lista de reclamaciones la Comunidad de Madrid con 3.226 casos. Con respecto a 2020 la subida de reclamaciones supone un 23 por ciento.

Para Carmen Flores, presidenta de la asociación, estos datos “hablan por sí solos”. Para la experta, “la excusa del COVID-19 ya no cuela”. El problema de fondo es que el sistema sanitario “sigue sin ser idílico por la falta de recursos personales y materiales”. De esta forma, la pandemia, lo que ha provocado, es dejar al descubierto las vergüenzas del sistema nacional sanitario. “Nuestra Sanidad no da para más debido a que la inversión no es la adecuada. La Sanidad española continúa con su carácter abnegado”, advierte ante posibles excusas de las diferentes administraciones a estos malos datos.

Presuntas negligencias acabadas en fallecimiento

En cuanto a los datos de presuntas negligencias sanitarias que acabaron en fallecimiento, en total en 2021 se han registrado 628 reclamaciones con resultado de muerte. Esto supone 100 más que en 2020. Son a su vez 129 menos que en el año anterior a la llegada de la COVID-19.

Respecto a estas presuntas negligencias, la Asociación el Defensor del Paciente señala que la causa principal ha sido el error de diagnóstico y la pérdida de oportunidad terapéutica. Le siguen: intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, atención deficiente, infecciones hospitalarias, retrasos en ambulancias, etc.

Otras presuntas negligencias sanitarias se relacionan con un resultado insatisfactorio en cirugía plástica, reparadora y estética. También se recogen bebés que nacieron con alguna discapacidad, o discapacidad en pacientes después de intervención quirúrgica.