El seguimiento de los enfermos cardiovasculares se ha visto afectado por las restricciones derivadas de la COVID-19 en el último año. Una de las razones ha sido la escasez de recursos tanto en centros como en los domicilios de los pacientes.

Esta ha sido una de las conclusiones abordadas en el nuevo podcast “Cardiochannel: Controversias de actualidad en la enfermedad cardiovascular”, dentro de la serie de audios divulgativos para profesionales sanitarios coordinada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), con el patrocinio de Viatris en esta ocasión.

En el primer podcast, titulado “La COVID-19 y enfermedad cardiovascular: ¿a qué nos enfrentamos?”, participan Manuel Mozota Núñez, médico de familia en el Centro de Salud de Noain (Navarra), y Pedro García Ramos, médico de familia en el Centro de Salud Don Benito Oeste (Badajoz), ambos miembros del Área de Cardiovascular de la SEMG.

Enfermedad de la COVID-19 persistente

Sobre la conveniencia de esta cuestión en Atención Primaria (AP), en primer lugar, el doctor García Ramos aclara el concepto enfermedad de la COVID-19 persistente, del que destaca su “indefinición”, en términos epidemiológicos, debido a su amplia amalgama de síntomas. En concreto, el experto precisa que podría considerarse como “el complejo de síntomas multiorgánico que afecta a aquellos pacientes que han padecido la enfermedad y que permanecen con sintomatología tras haber pasado esa fase aguda de la misma y persisten los síntomas en el tiempo”.

De esta manera, la complejidad de síntomas y afectaciones hace necesario que el seguimiento de estos pacientes siga una metodología determinada para realizar un chequeo completo de los síntomas. En esta revisión habría que contemplar:

  • Pruebas de laboratorio (hemograma, una bioquímica básica, un estudio de coagulación y serología).
  • Pruebas de imagen (radiografía de tórax, TAC, resonancia, ecografía cardíaca…).
  • Realizar pruebas respiratorias y cardíacas (espirometría, la capacidad de difusión pulmonar, electrocardiograma…).
  • Evaluar el estado emocional.
  • Valorar las comorbilidades asociadas a la enfermedad.
  • Realizar cuestionarios sobre calidad de vida, actividad física o aspectos psicosociales del paciente y de su familia.
  • Establecer criterios de asistencia compartida entre AP y atención especializada.

La pandemia obliga a poner el foco en la telemedicina

La necesidad de limitaciones en los contactos sociales que se ha implantado debido al coronavirus ha favorecido el incremento de las teleconsultas como complemento a la consulta presencial para efectuar el seguimiento. No obstante, García Ramos apunta que no ha sido un modelo igual para todos los pacientes, puesto que “no todos los centros sanitarios, ni todos los pacientes, han tenido los medios necesarios para llevar a cabo la teleconsulta en condiciones deseables”.

Además, el experto hace hincapié en que este tipo de consulta no está orientada al diagnóstico, sino a la acción terapéutica. Es decir, tratar a pacientes con un problema de salud o factores de riesgo ya identificados y hacer un seguimiento y un ajuste de tratamiento si fuera necesario, evitando desplazamientos.

Seguimiento del paciente crónico con enfermedad cardiovascular

En este punto, el ponente describe varios ejemplos respecto a cómo se aborda el seguimiento de pacientes con diversas enfermedades cardiovasculares crónicas en tiempos de COVID-19. En general, García Ramos afirma que “el contacto telefónico con los pacientes antes en seguimiento presencial ha reforzado la necesaria autogestión de la enfermedad por los propios pacientes”.

De esta forma, los profesionales sanitarios, según explica este especialista, instruyen a los pacientes en el “reconocimiento de los signos de alarma y en la obtención de datos biométricos básicos que deberá aportar en la teleconsulta”.

Finalmente, García Ramos relata que existen elementos en el seguimiento de los pacientes con enfermedades cardiovasculares que muestran la necesidad de recurrir a la consulta presencial: “no siempre vamos a poder seguir en todo ese contacto telefónico. Va a ser necesario, por tanto, indagar y estar presente, cerca del paciente, para valorar los síntomas”, concluye.

Este podcast, junto al resto de audios del programa Cardiochannel, están ya disponibles para los profesionales sanitarios interesados en la web de la SEMG.