Los médicos de Atención Primaria cuentan con una nueva guía para el abordaje de la dislipemia, uno de los factores de riesgo más importantes de enfermedades cardiovasculares. En concreto, se trata de un nuevo consenso llevado a cabo por la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Europea de Arteriosclerosis.

Las novedades de este documento se han abordado durante las IV Jornadas Cardiovascular de la SEMG, celebradas en Toledo. Tal y como ha explicado el responsable del Grupo de Trabajo de Dislipemia de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Manuel Mozota, existen nuevos criterios para valorar los niveles de LDL, el conocido como “colesterol malo”.

En concreto, en caso de riesgo leve, el LDL debería ser menor de 116 mg/dl, moderado en 100 mg/dl, alto en 70 mg/dl y muy alto en 55 mg/dl. En pacientes con muy alto riesgo cardiovascular (como aquellos diabéticos con lesión de órgano diana o insuficiencia renal severa), el objetivo para alcanzar su LDL sería de 55 mg/dl, bajando así de los 70 mg/dl que se recomendaban en la anterior guía.

Asimismo,  este nuevo consenso sobre dislipemia establece que en personas que tengan una hipercolesterolemia familiar, con una enfermedad cardiovascular establecida o con otros factores de riesgo, se aconseja un LDL menor de 55, “aspecto novedoso ya que antes decían menor de 70 mg/dl, pero debido al riesgo de estos pacientes aconsejan un control más estricto de su LDL”, ha resumido Mozota.

Por último, otra novedad en las nuevas guías  de las sociedades europeas es que, en los pacientes con enfermedad cardiovascular que sufren un segundo evento vascular en menos de dos años  (teniendo en cuenta que este no tiene que ser del mismo tipo que el primero) mientras toman la dosis máxima de estatina, se puede considerar un LDL menor de 40 mg/dl.