Existen datos publicados en España, donde las UCRI han sido y son espacios útiles en el paciente con neumonía por Covid-19. En concreto evitan casi el 50 por ciento de los ingresos de los pacientes graves. Así se ha puesto de manifiesto en la 6ª Edición de las Jornadas de Jefaturas de Servicio de Neumología de Andalucía y Extremadura.

Según datos de una encuesta en la que han participado 15 hospitales de primer y segundo nivel de Andalucía, Extremadura y Ceuta, “desde el inicio de la pandemia por la Covid-19, se han triplicado las áreas de Unidades de Cuidados Intermedios Respiratorios (UCRI) y de Soporte Respiratorio No Invasivo (SRNI) existentes en dichos hospitales. Así, hemos pasado de 10 a 47 camas UCRI en los hospitales participantes. Es decir, se han multiplicado casi por cinco, según exponía Gerardo Pérez Chica, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Ciudad de Jaén.

Ventajas de las UCRIS

“La creación de las UCRIS ha posibilitado la atención de los pacientes que han ingresado con insuficiencia respiratoria grave con neumonía por Covid-19”, añadía el experto. Todo ello, con un elevado nivel de eficacia y eficiencia. “Estas áreas donde se aplica el Soporte Respiratorio No Invasivo (SRNI) han permitido rebajar la presión de ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)”. Además, consiguiendo unos buenos resultados clínicos y disminuyendo la mortalidad de la enfermedad.

Por otra parte, durante las jornadas, uno de los temas centrales ha sido la gestión integral de las Enfermedades Pulmonares Intersticiales Difusas (EPID). Debido a su alta complejidad, requieren de un abordaje multidisciplinar especializado centralizado en unidades monográficas de EPID.

En este marco, intervenía Agustín Valido Morales, jefe del Servicio de Neumología Hospital Universitario Virgen Macarena. “Disponer de estas unidades asegura una atención asistencial adecuada para las EPID. Sin embargo, no en todos los centros hospitalarios existen. Esto supone un reto dentro de la gestión sanitaria. No sólo facilitar y promover su creación, sino al mismo tiempo establecer mecanismos o rutas asistenciales que rentabilicen las ya existentes”. Concluía.