Las vacunas contra gripe y neumonía, según varios estudios presentados en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC), se han relacionado con un menor riesgo de padecer Alzheimer.Es importante explorar su beneficio no solo en la protección contra la infección viral o bacteriana, sino también en la mejora de los resultados de salud a largo plazo.

En concreto, las investigaciones han sugerido que la vacuna contra la gripe más común reduce hasta un 13 por ciento la probabilidad de padecer esta enfermedad, mientras que la vacuna contra la neumonía, administrada en personas de 65 a 75 años, la reducción se sitúa en el 40 por ciento, si bien en este caso depende de los genes de cada persona.

“Con la pandemia de Covid-19, las vacunas están a la vanguardia de las discusiones de salud pública. Es importante explorar su beneficio no solo en la protección contra la infección viral o bacteriana, sino también en la mejora de los resultados de salud a largo plazo”, afirman desde la dirección científica de la Asociación de Alzheimer.

En concreto, un estudio llevado a cabo por expertos de la Escuela de Medicina McGovern en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (Estados Unidos) para ver los resultados de las vacunas contra la gripe y neumonía, han comprobado que entre los pacientes que recibieron la vacuna contra la gripe había una menor prevalencia de Alzheimer.

Cómo y cuando administrarlas

Sin embargo, los expertos encontraron que la asociación protectora entre la vacuna contra la gripe y el riesgo de Alzheimer era más fuerte para aquellos que recibieron su primera vacuna a una edad más temprana. Por ejemplo, las personas que recibieron su primera vacuna contra la gripe a los 60 años se beneficiaron más que aquellos que recibieron su primera vacuna a los 70 años.

Por otra parte, expertos de la Universidad de Duke (Estados Unidos) han investigado las asociaciones entre la vacuna de  gripe y neumonía de forma conjunta, o sólo vacuna antineumococica, y el riesgo de la enfermedad de Alzheimer entre 5.146 participantes mayores de 65. El equipo también tuvo en cuenta un factor de riesgo genético conocido para la enfermedad de Alzheimer: el alelo G rs2075650 en el gen TOMM40.

Los investigadores encontraron que la vacunación neumocócica entre las edades de 65-75 redujo el riesgo de desarrollar Alzheimer en un 25-30 por ciento después de ajustar por sexo, raza, cohorte de nacimiento, educación, tabaquismo y número de alelos G.

La mayor reducción en el riesgo de Alzheimer (hasta 40%) se observó entre las personas vacunadas contra la neumonía que no eran portadoras del gen de riesgo. El número total de vacunas de  gripe y neumonía entre las edades de 65 y 75 también se asoció con un menor riesgo de Alzheimer, si bien el efecto no fue evidente solo para la vacuna contra la gripe.