Abbott ha anunciado la obtención del marcado CE para su sistema de última generación el FreeStyle Libre 3. De esta forma el dispositivo se ha convertido en el sensor más pequeño y delgado del mundo para las lecturas de glucosa. Todo ello manteniendo un coste bajo para las personas con diabetes.  La clave de esta tecnología es que proporciona lecturas de glucosa continuas y en tiempo real, transmitidas automáticamente a los smartphones minuto a minuto.

El sistema incluye la aplicación móvil FreeStyle Libre 3. La misma está diseñada para permitir que los usuarios reciban y vean sus niveles de glucosa en tiempo real. También se puede consultar el historial de glucosa y las flechas de tendencia que muestran cómo su glucosa va cambiando. Todo con sólo echar un vistazo a su smartphone.

Desde Abbott exponen se cambió la noción tradicional de que la MCG tenía que renunciar a la calidad o exactitud para ser asequible. “Por eso construimos nuestra familia de productos FreeStyle Libre para ofrecer resultados inigualables a un coste menor que cualquier otro MCG disponible”.

Lecturas de glucosa sin pinchazos

En concreto, con una duración de 14 días, el sistema FreeStyle Libre 3 incluye el sensor de MCG autoaplicable más duradero disponible en el mercado. El sensor es fácil de colocar con un aplicador de una sola pieza para ser usado en la parte posterior del brazo. Esto elimina la necesidad de pinchazos rutinarios en los dedos para ver las lecturas de glucosa.

Esto también supone un compromiso con el medio ambiente. Con una reducción del 41 por ciento en el uso de plástico y del 43 por ciento en el papel de cartón para este nuevo diseño.  Sin embargo, el dato más destacado es que los datos también muestran que el uso del sistema FreeStyle Libre reduce las admisiones hospitalarias. Todo ello referido a las relacionadas con la diabetes y las tasas de ausencia laboral, lo que ayuda a mejorar la calidad de vida.