LEO Pharma ha presentado Adtralza  (tralokinumab), el primer fármaco biológico para el tratamiento de la dermatitis atópica. En concreto, para aquellos casos de moderada a grave. Este fármaco biológico que se dirige específicamente a la citoquina IL-13 . Cabe recordar que la IL-13 está sobreexpresada en la piel de los pacientes con dermatitis atópica y tiene una correlación directa con la gravedad de esta patología.

Para la aprobación de este fármaco biológico por parte de la Comisión Europea fueron claves los ensayos que incluyeron a más de 1.900 pacientes adultos con dermatitis atópica de moderada a grave. En estos ensayos trabajaron 19 centros hospitalarios españoles de 7 comunidades.

Marcin Kozarzewski, director médico de LEO Pharma, explicaba los resultados de esta investigación. “Los pacientes de los ensayos clínicos han demostrado mejoras significativas en el tratamiento de la dermatitis atópica más allá de la semana 16 de tratamiento. La utilización de Adtralza demostró mejoras tempranas en el prurito (picazón), el sueño y en la calidad de vida de los pacientes con dermatitis atópica. Todo ello con respuestas continuadas y mantenidas a largo plazo. Por otro lado, el biológico presenta los datos de seguimiento en ensayo clínico más largos de cualquier fármaco dentro de su pauta en ficha técnica. Además, sin haberse descrito efectos adversos que hayan supuesto un cambio en la ficha técnica del producto”.

Fármaco biológico para dermatitis atópica

Pablo de la Cueva, jefe de Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid y presidente de la Sección Centro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (SCAEDV), ha puesto de relieve la situación de la dermatitis atópica en España. En concreto, ha incidido en la importancia de los tratamientos a largo plazo que mejoren la calidad de vida del paciente.

“En la actualidad, la dermatitis atópica es la segunda causa más frecuente de visita al dermatólogo y en los últimos 30 años su incidencia se ha duplicado”. Desde su perspectiva, la apuesta por un fármaco biológico es más necesaria que nunca. “Los pacientes que sufren enfermedades de la piel necesitan respuestas a medio y largo plazo para mitigar el impacto que tienen estas patologías en su calidad de vida”.