Epidyolex, a base de cannabidiol, se ha convertido en el primer medicamento exclusivamente a base de CBD aprobado en España. En concreto, GW Pharmaceuticals ha anunciado su aprobación junto con clobazam para las crisis epilépticas asociadas al síndrome de Lennox-Gastaut (SLG) y al síndrome de Dravet (SD). Podrá ser aplicado en pacientes a partir de dos años de edad y será de dispensación hospitalaria.

Los síndromes de Lennox-Gastaut (SLG) y Dravet (SD) son dos formas raras de epilepsia con elevados índices de morbilidad y mortalidad, y que suponen una importante carga para las familias y los cuidadores. La cuestión es que muchos pacientes con SLG o SD tienen múltiples crisis epilépticas cada día. Esto les coloca en riesgo constante de sufrir caídas y lesiones. A pesar del actual tratamiento con medicamentos antiepilépticos, estas dos graves formas de epilepsia son muy resistentes al tratamiento.

En palabras de Vicente Villanueva, neurólogo y jefe de sección de la Unidad de Epilepsia Refractaria del Hospital Universitario I Politécnico La Fe, “los datos clínicos que apoyan el uso de este medicamento en pacientes con síndromes de Dravet y Lennox Gastaut son alentadores”. Estos datos “se ven confirmados por la práctica clínica diaria“. Para ello se ha trabajado con un grupo de pacientes de difícil tratamiento. Estos han sido tratados a través del acceso a Medicamentos en situaciones especiales que ha estado funcionando durante los últimos tres años.

Un medicamento exclusivamente a base de CBD

En concreto, Epidyolex es una solución oral que contiene cannabidiol (CBD) altamente purificado. En septiembre de 2019 recibió la aprobación de la Comisión Europea. Esto le convirtió en el primer medicamento de prescripción a base de cannabis derivado de plantas en recibir esta autorización. De esta forma, para la aprobación de cannabidiol solución oral se basó en los resultados de cuatro ensayos de fase III controlados y aleatorizados. Estos ensayos incorporaban datos de más de 714 pacientes con SLG o SD. España ha participado en el desarrollo clínico de esta terapia con más de 10 hospitales.

Durante las dos últimas décadas, GW ha llevado a cabo rigurosas investigaciones científicas y ensayos clínicos extensos para descubrir el potencial terapéutico de la planta. De esta forma, defiende los potenciales beneficios terapéuticos asociados a la planta del cannabis y al CBD. Así ha trabajado para que  los pacientes y sus médicos tengan acceso a medicamentos innovadores a base de cannabis que sean eficaces, seguros y de calidad. Esto solo puede lograrse si los productos de cannabis se someten a rigurosos ensayos clínicos de alta calidad y a la aprobación de las autoridades sanitarias. Es decir, tal y como se hace con el resto de los medicamentos.