El 24 por ciento de las muertes en México y el mundo están ligadas a la diabetes y sus consecuencias en diferentes órganos, principalmente cardiopatías cuyo desenlace común es el infarto, es por lo que la educación y el autocuidado se han convertido en la nueva estrategia de salud pública, comentó el titular del Instituto Mexicano del Seguro Social Tuffic Miguel Ortega durante el Segundo Congreso Internacional de Medicina Cardiovascular de Alta Especialidad en el Centro Médico s.XXI.

Durante la inauguración del congreso se concretó el convenio en el que participará el IMSS en conjunto con la Fundación Valentin Fuster, cuyo director del mismo nombre propone tres ejes estratégicos para la prevención de las enfermedades cardiovasculares y a su vez, del infarto, tomando como principales herramientas la educación del paciente y los trabajadores de la salud.

Los 3 ejes estratégicos son el Programa de Salud Integral (SI), mismo que tomará a alumnos de entre 3 y 4 años de edad, pertenecientes a las guarderías del IMSS para encaminarlos en hábitos saludables como dieta, actividad deportiva y educación en cuanto al funcionamiento del cuerpo humano. Esta estrategia pretende dar un seguimiento de hasta 20 años, es decir, hasta la educación superior del derechohabiente y paulatinamente se extenderá a todas las guarderías del país.

Las primeras acciones registrarán peso, talla y medidas de los pequeños, posteriormente se concretará el cambio de menús sin azúcares ni grasas saturadas, además de aportar el hábito del deporte.

Por su parte el programa Fifty-Fifty (50/50) se encarga de interactuar con el paciente a través de una retroalimentación en la cual se determina qué condiciones médicas o enfermedades crónicas pueden provocar un infarto, instruyendo al paciente sobre las situaciones de riesgo y cómo corregirlas o evitarlas.

Para finalizar el programa llamado Tratamiento y adherencia para todos asegura el acceso a medicamentos de última tecnología como es el caso de la polipíldora (Sincronium), desarrollada por el doctor Valentin Fuster, que ya se encuentra en el cuadro básico de medicamentos del IMSS, aseguró su titular. A través de esta última se iniciará un estudio piloto de la mano con Código Infarto que actúa en más de 280 unidades médicas del territorio, para observar la adherencia en el paciente mexicano.

El doctor Valentin Fuster, también director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) de Madrid, destacó que nuestro país es el primero en implementar los tres programas de manera institucional y con el respaldo del Instituto de Salud más importante y con mayor alcance en México.

Para finalizar el director general del IMSS puntualizó que en México la estrategia Código Infarto ha logrado disminuir un 15% por ciento la mortalidad a causa de infartos, con la implementación de los nuevos programas preventivos se pretende disminuir la mortalidad hasta en un 40 por ciento.