Aún sigue pendiente la puesta en marcha de un Real decreto que regule la llamada recertificación de los médicos, en un momento en el que todavía no se tiene claro cómo será el proceso o quiénes serán los principales actores del mismo. Es por ello que en el contexto del 39º Congreso SEMERGEN, la recertificación también ha sido protagonista.

Aprovechando la organización de este congreso, José Luis Llisterri, presidente de SEMERGEN, insistía en que “estos foros deben convertirse en elementos claves de la recertificación”, como ejemplo de formación continuada, instando al Ministerio de Sanidad a que contemple esta idea en el futuro RD de Recertificación.

Como representante ministerial acudía a este foro Juan Antonio López Blanco, subdirector general de Ordenación Profesional, que decía esperar que el real decreto salga antes de un año,  y que suponga “un marco general para todos los actores”.

En cuando al trabajo que ya se está realizando, avanzaba que se están planteando cuestiones como que “exista un reconocimiento de la actividad tutorial”, añadiendo así “una certificación a la buena práctica de los tutores”.  Igualmente, explicaba que aunque el Ministerio de Sanidad considera que los verdaderos actores deben ser “los Colegios Médicos, las Sociedades Científicas y las Administraciones, cada uno en su ámbito de responsabilidad”, es necesario “tomar la iniciativa ante el actual vacío para reconducir el proceso”.

En cuanto a cuál debe ser el papel de las Sociedades Científicas y cuál el de los Colegios Médicos, el presidente de la Organización Médica Colegial, Serafín Romero, explicaba que si bien el colegio debe certificar, es la sociedad la que debe acreditar.

En este sentido relataba cómo es el proceso de la Validación Periódica Colegial (VPC), un proceso que desde la OMC han considerado que debe ser obligatorio porque “el papel de las organizaciones profesionales es garantizar seguridad a los ciudadanos”,  por lo que esta es una forma de “rendir cuentas”. Este proceso, que ya han realizado 16.000 médicos en España, consta de cuatro partes: la primera reseñar si el médico tiene algún expediente abierto, la segunda un compromiso de salud con un certificado médico, la tercera una certificación de la empresa o empleador en forma de vida laboral y la cuarta, una certificación voluntaria del desarrollo profesional continuo (DPC). Es este último punto el que según Romero compete a las Sociedades Científicas, ya que “no tendría sentido ni la validación, ni la recertificación por sí solas”.

El DPC propuesto por SEMERGEN

Actualmente SEMERGEN ya cuenta con su propio sistema para acreditar el desarrollo profesional continuo, que si bien no es oficial y está en periodo de pruebas, sí que sirve como modelo para avanzar en el futuro.

Sobre el sistema DPC-SEMERGEN hablaba Francisco Atienza, vicepresidente del Comité Científico, que aportaba que esta prueba que ya han realizado 28 compañeros, y que seguramente hagan 500 más antes de finalizar el año, consta de una evaluación no punitiva que mide el conocimiento, a través de preguntas tipo test; del saber hacer, a través de casos clínicos y pruebas de imagen; de lo que el médico demuestra en informes de reflexión y de lo que hace, a través de los certificados de actividades formativas, auditorias, etc. La idea es que “la prueba muestra el grado de nivel de competencia que se alcanza”, y como apuntaba igualmente José Luis Llisterri, “no se trata de un examen, sino de que el sistema te redirija hacía la formación en las áreas donde ese médico necesita mejorar, ofreciendo cursos, jornadas o la asistencia a congresos específicos”.

Este sistema es similar al que existe en otros países, como señalaba Atienza, aunque el problema es que salvo en Reino Unido, “casi todos los sistemas de recertificación en Europa son poco explícitos”.

De esta forma entendían que es un camino que aún está por recorrer y con mucho margen de mejora y retos por afrontar, aunque en palabras de Llisterri “la recertificación será una obligatoriedad en el futuro, seguramente sea en unos años, pero ya es algo inexorable”, señalando además que en una reciente encuesta realizada a socios de SEMERGEN, el 85 por ciento de los médicos de Atención Primaria se mostraba a favor de la misma. Es por ello que a modo de conclusión, el presidente de SEMERGEN argumentaba que “si no nos regulamos nosotros, nos van a regular”.