"Lo nuevo que no añade valor no es innovación”, coincidieron en señalar los expertos participantes en la mesa que, moderada por Carlos Rus, presidente de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), se celebró el sábado antes de la clausura de las XII Jornadas Nacionales de SEDISA.

“Si nuestro sistema sanitario estuviera mejor ordenado podría ser mucho mejor; hay que adaptar los nuevos perfiles a las nuevas competencias. Tenemos unos profesionales maravillosos y no los estamos aprovechando; hay que cambiar el marco actual ya”, sentenció Rus.

En el encuentro de la Sociedad Española de Directivos de la Salud, que ha tenido lugar en el Palacio Euskalduna de Bilbao desde el 29 de setiembre hasta el 1 de octubre, han participado más de 700 directivos , se debatió sobre la Gestión Basada en Valor: Presente y futuro.

Bajo el título “Visión multidisciplinar del acceso a la innovación”, Carina Escobar, presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), que aglutina a más de 1.500 organizaciones del Estado, subrayó como uno de los retos: poner en el centro de la atención sanitaria al paciente.

mesa del acceso a la innovación en las jornadas de SEDISA en Bilbao

Mesa de la Visión multidisciplinar del acceso a la innovación.

Diagnóstico

“Hay que mejorar el acceso al diagnóstico y también a los tratamientos. Estos son dos de los objetivos que perseguimos”, explicó, “así como que los pacientes puedan participar en la investigación y tengan más acceso a  los procedimientos de elaboración y aprobación de los IPT”.

En el ámbito Valtermed, Escobar reconoció que la percepción del paciente sobre la atención que recibe del sistema ha descendido en los últimos meses. Así, el 11 % de los pacientes crónicos dice que su estado de salud es bueno, para el 80 % es regular, y para el 10 % malo.

Además, el 41 % de los pacientes obtiene un primer diagnóstico no preciso y no se le confirma el definitivo hasta haber consultado a tres o cuatro especialistas. Esto conlleva que el 45 % de los pacientes tarda más de dos años en recibir el diagnostico”, alertó.

Pacientes

Recalcó en la necesidad de empoderar a los pacientes en el acceso a los medicamentos innovadores. “No hay transparencia, nos falta criterio y comunicación; tenemos que saber cómo se accede a la innovación”.

Carina Escolar pta. de POP

Carina Escobar, pta. de POP.

En cuanto al tratamiento, solo el 10 % de los pacientes participa de forma activa en la toma de decisiones, “carece de información precisa y ello repercute en la adherencia al mismo; los pacientes crónicos se sienten perdidos en el sistema”, explicó la presidenta de POP.

Candela Calle, directora general de la Fundación Sant Francesc d´Asis y miembro de la Junta Directiva de SEDISA, incidió en que el gasto en innovación debe ser visto como inversión.

En su opinión, el gestor sanitario debe entender la innovación desde todos los puntos de vista. “Para que sea un éxito, líderes y políticos debemos de introducir un relato de valores”.

Valores

Una herramienta como la Agenda 2030 nos puede servir para alinearnos a todos los agentes implicados en la mejora del sistema sanitario.

Citó como pilares claves: el buen gobierno basado en un liderazgo centrado en los valores; “hay que fomentar instituciones que generen esa habilidad y también una gestión orientada a una innovación eficaz en la que se cuente con los pacientes”.

Es imprescindible una gestión abierta con la participación de los profesionales, a los que tenemos que cuidar con proyectos innovadores y corresponsabilizándoles de ellos”, remarcó Calle.

Los gestores tenemos que humanizar nuestras relaciones con los profesionales”, sentenció, al tiempo que abogó por potenciar la estrategia de medicina personalizada para acercarla a todas las patologías. Hay que incorporar la innovación, pero la que aporte valor”.

Candela Calle, miembro de la Junta Directiva de SEDISA

Candela Calle, de la Junta Directiva de SEDISA.

Como el resto de los ponentes, Candela Calle opinó que desde la gestión “deben de relacionarse de forma distinta con la innovación; políticos, gestores y profesionales tenemos que ser valientes para evaluar lo que somos”, apuntó.

Resultados

Iñaki Betolaza, director de Farmacia del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, coincidió con el resto de los participantes de la mesa, pero matizó que no se trata solo de innovar en Sanidad, “sino también de obtener resultados”

“Parece que la innovación ha sustituido al abordaje de la cronicidad, el envejecimiento y la dependencia, cuando estos son los retos más importantes a los que tenemos que enfrentarnos”, remarcó Betolaza.

“En los últimos años han aparecido medicamentos para terapias avanzadas, medicamentos biológicos y oncológicos que son muy costosos, pero que están dando esperanzas a los pacientes”, explicó.

También agradeció y puso en favor el compromiso de la industria farmacéutica con la innovación. “De aquí a 2030 habrá 30 nuevos medicamentos en terapias avanzadas; todos los agentes de salud debemos de buscar fórmulas para hacer sostenible el sistema para que los pacientes tengan acceso a esas innovaciones farmacéuticas”.

Los precios

“Si el valor de los medicamentos justifican sus precios, “Hay que buscar el equilibrio y el derecho de la industria farmacéutica a recuperar la inversión, a la capacidad del sistema para financiarlos y a que el paciente se beneficie de ellos”, reconoció.

Iñaki Betolaza, director de Farmacia del deprtamento de Salud del Gobierno Vasco

Betolaza, director de Farmacia de Salud del Gobierno Vasco.

El gestor sanitario vasco criticó la idea de que se está trasladando desde sectores mediáticos y políticos de que en el Estado no hay acceso a la innovación. ”Eso es incierto. Por ejemplo, en Osakidetza, el acceso a las terapias avanzadas y en Oncología es mejor que nunca”.

Coincidió con el resto de los ponentes en que todo el proceso administrativo que rodea a la innovación es un lastre. “Hace falta mayor transparencia, flexibilidad y cambiar las estructuras porque seguimos trabajando con las del siglo XX”.

Evaluación

Todo ello, explicó Betolaza, sin olvidar que debe de existir una evaluación continua del valor de los medicamentos. “Hay que cuestionaros y valorarlos. Para ello, hay que dialogar colaborativamente con las farmacéuticas”.

“La colaboración entre las administraciones sanitarias públicas y las compañías privadas es fundamental; es difícil ser audaz al abordar aspectos innovadores. La administración se plantea comprar un fármaco de valor, pero nos tiene que aportar resultados en la práctica real”, reconoció.