Los análogos de la insulina de acción prolongada ofrecen un efecto meseta estable