La gama de anticonceptivos que existen actualmente y la información que constantemente circula en internet han cambiado el panorama de las pacientes, las han vuelto más exigentes al momento de acercarse al especialista.

La consejería anticonceptiva debe basarse en el estilo de vida y planes a corto y largo plazo de las pacientes y deben contemplarse temas como la existencia de una pareja estable o no tenerla, así como el deseo de ser madres o la disciplina y apego a una toma diaria anticonceptiva.

Yao Peña, educadora de la sexualidad de Prudence, explica que desde su experiencia las inquietudes de las jóvenes que se acercan a dicha consejería son:

-El grado de confiabilidad del método anticonceptivo.
-Los efectos secundarios que pueden surgir.
-Su funcionamiento y comodidad.
-La duración del ciclo menstrual.

Actualmente, existen muchos métodos anticonceptivos efectivos con hormonas y sin hormonas. En este último grupo se encuentran los espermicidas y una de las más recientes presentaciones son las láminas, mismas que brindan hasta un 94 por ciento de efectividad con su uso correcto y contiene muy pocos ingredientes inactivos, por lo que no genera reacciones significativas en la piel.

Es importante que el especialista escuche el deseo de su paciente al no querer usar hormonas y puedan recomendar este tipo de métodos, sin embargo, es indispensable resaltar que el uso de espermicidas debe ir acompañado por un método de barrera para prevenir contagio de enfermedades o infecciones de transmisión sexual.

La efectividad de las láminas consiste en la sustancia química que contienen, la cual hace contacto con los espermas mediante los fluidos vaginales y vulnera la membrana de los espermatozoides, haciendo que estos pierdan movilidad de desplazamiento para que no haya unión entre el óvulo y el esperma.

Su forma de uso es fácil. Solo se debe insertar en la vagina, antes de la relación sexual a una profundidad máxima de alcance y por lo menos 15 minutos antes de la relación sexual para que se disuelva. Una vez disuelta, la efectividad anticonceptiva de la lámina espermicida tendrá una duración de 3 horas.

No hay un límite de láminas que la paciente pueda utilizar y, entre otras de sus ventajas, se encuentra la eliminación de los cambios hormonales, los brotes de acné, la variación en el peso y el control de la fertilidad, es decir, que al dejar de utilizarlas la paciente puede embarazarse.