“Los biomarcadores deben de estar en la cartera de servicios del SNS”, coincidieron en señalar los especialistas participantes en el XII seminario “Curar y cuidar en Oncología”.

El encuentro dirigido a periodistas, organizado por la SEOM y con el apoyo de MSD, contó con especialistas de distintas especialidades que ofrecieron su punto de vista sobre la necesidad de utilizar Oncología.

Dra. Violeta Tahuilan, directora Area Oncología GCTO en MSD España, se refirió a la perspectiva de la contribución de los biomarcadores en la investigación e innovación farmacéuticas. Puso en valor los esfuerzos multiplicadores de su compañía en los distintos ensayos clínicos en Oncología y recalcó que solo uno de los 10.000 compuestos desarrollados salen al mercado.

“Además, son unos procesos largos para los pacientes, que lo único que desean es que las innovaciones le lleguen lo antes posible”, dijo, mientras que reconoció que actualmente las Farmas están compartiendo tanto sus éxitos como sus fracasos.

“Porque una sola compañía no conseguirá la cura del cáncer; no hay una sola bala de plata para finalizar con el cáncer; será una combinación de fármacos”, dijo convencida.

Encuentro seminario SEOM

Violeta Tahuilan, de Oncología de MSD España y el pte. de la SEOM

Por ello, Tahuilan abogó por el trabajo y la colaboración en red entre todos los agentes implicados: clínicos, farmacéuticas, investigadores, pacientes”.

“Hay que compartir los datos porque puede reducir el coste de los medicamentos y el acceso al mercado y hacerlos más accesibles a nuestros pacientes”.

Biomarcadores en la medicina

Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de SEOM, fue el encargado de moderar la primera mesa de debate sobre la importancia de los biomarcadores en la Oncología Médica.

Entre sus participantes, el doctor Federico Rojo, patólogo del H.U. Fundación Jiménez Díaz (Madrid), hizo especial hincapié en la necesidad de mejores requerimientos técnicos con un buen programa de biomarcadores.

“Son pruebas de alto impacto económico que obligan a una financiación adecuada y también a la formación de los profesionales; no todos los centros españoles están preparados para ello”, reconoció.

Rojo también se posicionó por criterios que midan los resultados en salud, “al incorporar medicamentos innovadores”. “Debería haber un circuito de derivación de los centros para que todos los pacientes tuvieran la posibilidad del diagnóstico de calidad”.

En una línea similar opinó el doctor Francisco Ayala de la Peña, jefe de Sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital J.M. Morales Meseguer (Murcia). “En  biomarcadores en el SNS faltan muchas cosas por hacer”.

Tal y como explicó, hay un contraste entre la explosión del conocimiento e investigación de la realidad que tenemos en los centros medianos y pequeños, “donde disponer de marcadores básicos necesarios para tomar decisiones es difícil”.

Trabajar en red

Como la mayoría de los expertos del encuentro de la SEOM, subrayó el esfuerzo de trabajar en red, “para evitar la inequidad que vivimos con los marcadores básicos”.

“Porque la mayoría de los pacientes oncológicos (el 80%) son tratados en centros medianos y pequeños que no disponen del diagnósticos sencillos molesculares”.

De forma similar se posicionó el doctor Antonio González, co-director del departamento de Oncología de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid y presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario. Para González hay que implementar y desarrollar una política de biomarcadores. “Hay que implementar los tratamientos más personalizados que beneficiarían a los pacientes y beneficiarían al SNS”.

Como el resto de los especialistas, se mostró partidario de que la SEOM lleve a cabo un acercamiento con las consejerías de Sanidad para disponer de un catálogo de biomarcadores consensuados. “Tiene que haber unos acuerdos mínimos entres los sanitarios implicados, la Administración y también se precisa inversión”, subrayó.

Quevedo, Rodríguez-Lescure, Matías-Guiu y Barragán

En farmacia hospitalaria

La doctora Ana Cercós, miembro del Grupo de Farmacia Oncológica (GEDEFO) de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), reflexionó sobre el punto de vista de los reguladores. “Los biomarcadores nos aproximan a la medicina más precisa; el biomarcador adquiere un papel central en la innovación, por ello debe estar en la cartera de servicios”.

Reconoció que la SEFH siempre ha estado comprometida con el acceso de los tratamientos innovadores “para que los pacientes los puedan tener rápidamente”.

Asimismo, consideró que los biomarcadores predictivos tienen que estar en la cartera del SNS. También coincidió con el resto de los expertos en la necesidad de una mayor regulación y transparencia, así como mayor inversión económica.

“Hay que trabajar juntos para el acceso equitativo no solo de los fármacos, sino también de los biomarcadores; será una realidad pronto”, dijo esperanzada.

En la práctica asistencial

El doctor  Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente SEOM, que tuvo una participación activa en el Seminario como moderador y también como ponente, habló sobre el futuro de los biomarcadores de los pacientes oncológicos.

“El biomarcador es un dato más del diagnóstico, pero para tratar al paciente preciso hay que tener también otras herramientas, no hay que olvidarse de esto”, advirtió.

“Hace falta un compendio de datos que poner sobre la mesa, con equipos muldisciplinares” recalcó Rodríguez-Lescure.

Para el presidente de la SEOM hay que hablar de equidad del SNS “por lo alto; hay una serie de biomarcadores que son esenciales y no se puede renunciar a tenerlos; es una parte más de la toma de decisiones”, sentenció.

En la misma línea que el resto de los participantes reconoció que se precisa un cambio en el SNS, ”con la ayuda de todos y que sería un buen momento para poner en marcha la Cartera de Biomarcadores”.

La labor de los patólogos

El doctor Xavier Matías-Guiu, presidente de SEAP, incidió en el trabajo que realizan los patólogos en Oncología. “Un trabajo desconocido por la sociedad, por los pacientes”.

“Somos importantes, tanto al analizar los tumores como al diagnosticar a los pacientes las alternativas terapéuticas. Tenemos que explicarles mejor lo que hacemos”, reconoció.

Consideró que los patólogos “son los médicos invisibles, tendríamos que dejar de serlo porque trabajamos codo con codo con los oncólogos y somos tan imprescindibles como ellos”.

También apostó porque, al igual que en Europa, los biomarcadores se incorporen a la cartera de servicios del SNS.

La voz del paciente la puso Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, quien explicó la dificultad que tienen los pacientes recién diagnosticados de cáncer para saber lo que son los biomarcadores.

“Incluso a los pacientes que tenemos más formación nos cuesta”, dijo. En esta línea, el doctor Xavier Matías-Guiu indicó su disponibilidad y la de la SEAP para colaborar activamente con la CEPA.